El presidente de Gambia declara al país república islámica

El presidente de Gambia declaró al pequeño país del África occidental una república islámica, al argumentar que lo decidió así porque el islam es la religión de la mayoría de los ciudadanos y para...

El presidente de Gambia declaró al pequeño país del África occidental una república islámica, al argumentar que lo decidió así porque el islam es la religión de la mayoría de los ciudadanos y para romper con el pasado colonial del país.

Al parecer el anuncio del presidente Yahya Jammeh no cambiará las leyes de Gambia ni el estatus constitucional del país como un estado laico. La declaración de Jammeh no fue para aliar al país con la organización yihadista conocida como el grupo Estado Islámico.

Jammeh hizo la declaración el viernes en un mitin en el pueblo costero de Brufut, a unos 15 kilómetros (9 millas) al oeste de la capital, Banjul.

"En línea con la identidad y los valores religiosos del país, proclamo a Gambia un estado islámico", dijo el líder gambiano. Agregó que 90% de los 1,8 millones de habitantes son musulmanes.

"Gambia no puede darse el lujo de continuar con su legado colonial", dijo Jammeh. El país logró independizarse de Gran Bretaña en 1965.

Jammeh agregó que los derechos de la comunidad cristiana de Gambia serán respetados y que no habrá códigos de vestimenta. "Seremos un estado islámico que respetará los derechos de todos los ciudadanos y los no ciudadanos".

La cabeza del consejo islámico del país no dijo si apoyaba la declaración. "No nos hemos reunido para discutir el anuncio presidencial", dijo el presidente del Consejo Islámico Supremo, el imán Momodou Lamin Touray.

Hamat Bah del partido de oposición Reconciliación Nacional criticó la decisión. "Hay una cláusula constitucional que dice que Gambia es un país laico. No se puede hacer tal declaración sin pasar por un referendo".

Gambia es un popular destino turístico para los británicos por sus playas, aunque el gobierno de Jammeh ha sido criticado por Gran Bretaña y otros países occidentales por abusos a derechos humanos. Jammeh está en el poder desde que tomó el control en 1994.