Los choques en una ciudad inglesa dejan 20 policías heridos

Una protesta en la ciudad occidental inglesa de Bristol contra nuevas reglas policiales derivó en choques violentos en los que al menos 20 agentes resultaron heridos, dos de gravedad, según la polic...

Una protesta en la ciudad occidental inglesa de Bristol contra nuevas reglas policiales derivó en choques violentos en los que al menos 20 agentes resultaron heridos, dos de gravedad, según la policía.

La protesta, que comenzó el domingo por la tarde y se alargó hasta la madrugada del lunes, fue condenada por la ministra británica del Interior, Priti Patel. La ministra describió como inaceptables los sucesos, en los que también se dañaron vehículos policiales, y dijo que nunca se tolerarían el vandalismo y el desorden.

Lo que comenzó como una protesta pacífica se tornó violento después de que cientos de manifestantes se congregaran en la comisaría de New Bridewell. Muchos de los asistentes a la protesta en College Green, en el corazón de la ciudad, llevaban mascarillas y carteles con lemas como Diga no al estado policial británico y La libertad para protestar es fundamental para la democracia.

Los manifestantes parecían descargar su indignación contra la Ley de policía, sentencias y tribunales que se está tramitando en el Parlamento. Los términos de la ley, que afecta a Inglaterra y Gales, permitirían a la policía imponer más límites sobre las protestas.

Sue Mountstevens, comisaria de policía y delincuencia en la región de Avon y Somerset, dijo que siete personas habían sido arrestadas pero que habría muchos más" detenidos.

Es vergonzoso y escandaloso, dijo. Los agentes de policía fueron a trabajar ayer y algunos han vuelto a casa magullados y tras pasar por el hospital.

Los manifestantes intentaron reventar las ventanas de la fachada de cristal de la comisaría y trataron de prender fuego a una de las camionetas de policía estacionadas fuera, aunque agentes antimotines apagaron las llamas con rapidez.

Doce vehículos policiales sufrieron dañados y la comisaría de New Bridewell sufrió daños significativos, indicó Andy Marsh, jefe de policía de Avon y Somerset.

Los agentes fueron apedreados con piedras y misiles y fuegos artificiales y fue una situación terrorífica para ellos, dijo. Tenemos 20 agentes heridos, dos de ellos de gravedad y hablé con uno de ellos en el hospital.