Los beneficios de la petrolera saudí Aramco caen en 2020

La petrolera saudí con participación estatal Aramco anunció el domingo que sus beneficios se redujeron casi a la mitad en 2020, a 49.000 millones de dólares, un brusco descenso que coincidió con ...

La petrolera saudí con participación estatal Aramco anunció el domingo que sus beneficios se redujeron casi a la mitad en 2020, a 49.000 millones de dólares, un brusco descenso que coincidió con el duro golpe a los mercados de energía debido a la pandemia del coronavirus.

Saudi Arabian Oil Co. publicó sus resultados financieros anuales un año después de que la pandemia hundiera el precio del petróleo a mínimos históricos, cuando la gente en todo el mundo dejó de desplazarse para frenar la expansión del virus.

El precio ha remontado en las últimas semanas con el levantamiento de las restricciones de movimiento, un aumento del comercio y los avances en la vacunación contra el COVID-19. Sin embargo, los analistas señalan que el mercado aún podría estar lejos de un pico de demanda.

Pese al descenso del 44% en sus ingresos netos, Aramco dijo que cumpliría su promesa de pagar dividendos trimestrales por valor de 18.750 millones de dólares -75.000 millones de dólares anuales- según los compromisos cerrados con los inversionistas antes de su salida a bolsa. Casi todo el dinero de los dividendos irá a parar al gobierno saudí, que posee más del 98% de la firma.

La política de Aramco de pagar dividendos significativamente más altos que su flujo de caja de 2020, de 49.000 millones de dólares, contrasta con la decisión de otras grandes petroleras, que han recortado sus dividendos. Aramco emitió bonos internacionales hace poco en un esfuerzo por reunir efectivo ante la caída de ingresos.

La publicación de las cifras, obligatoria desde que la compañía mayoritariamente estatal puso una parte de sus acciones en la bolsa Tadawul de Riad en 2019, ofrece un valioso atisbo de la salud de la economía más grande de la región. Pese a los esfuerzos del príncipe heredero Mohammed bin Salman de diversificar la economía saudí, el reino sigue siendo muy dependiente de las exportaciones petroleras para financiar el gasto del estado.

Los beneficios de Saudi Aramco cayeron a 49.000 millones de dólares en 2020, respecto a los 88.200 millones de dólares en 2019 y los 111.100 millones de dólares de 2018. Aun así, sigue siendo una de las empresas de mayor valor bursátil del mundo.