Si Ringo quiere que uno cante, ¿cómo decirle que no?

nació 31 años después de que los Beatles se desintegraron.

nació 31 años después de que los Beatles se desintegraron.

Hasta un Beatle puede deprimirse, y Starr dijo que se sintió decaído durante el extenso cese de actividades. Tuvo que cancelar presentaciones con su All-Starr Band el año pasado y, más recientemente, pospuso sus añorados planes de volver al ruedo en mayo y junio. Es demasiado pronto, sencillamente.

Estuve muy triste al principio al no poder salir de gira, dijo. Amo tocar. Amo al público. Ellos me aman a mí. ¡Iría adonde sea para ser amado!, exclama soltanto una carcajada.

Es una de las cosas que tiene en común con su compañero sobreviviente de los Beatles. Ambos se mantienen activos en la música, les encanta tocar y, con sus dietas vegetarianas, se mantienen en forma de manera envidiable.

Para Starr, su vehículo las últimas tres décadas ha sido la All-Starr Band, un concepto sencillo que se regenera continuamente: invita a músicos veteranos que se van rotando, con el requisito de que hayan sido parte de algunas canciones exitosas para poder mantener una lista de canciones fresca y variada.

Confesó que se sintió muy inseguro la primera vez que trajo a dos colegas bateristas: Levon Helm y Jim Keltner.

Pero resultó ser de lo más divertido para Starr, quien adora estar en una banda, como evidencia su gran sonrisa cada vez que se sienta detrás de la batería.

Cada vez que termino una gira de All-Starr, llego a casa y le digo a (mi esposa) Barbara, ˜me cansé, ya está bueno, tuve suficiente™, dijo. Y ella me dice, ˜ciertamente, cariño™. Semanas después estoy diciendo de nuevo que necesito salir al tocar. Tengo que llamar gente. Soy así, y punto.

También está promoviendo un libro de edición limitada, Ringo Rocks: 30 Years of the All-Starrs.

Nada mal para un chico enfermizo que creció en un área ruda de Liverpool, un hijo único que se unió a una banda que le dio tres hermanos de por vida.

Fue una conexión súper increíble de paz y amor, recordó Starr. Fue tan maravilloso. Todavía extraño a John y George, pero así es la vida. Paul y yo seguimos siendo grandes amigos y nos apoyamos uno al otro.

___

El periodista de AP David Bauder, en Nueva York, contribuyó a este despacho.