Detectan rebrote de COVID en frontera de Uruguay con Brasil

marcó la semana pasada 66,2 y esta semana se elevó por la rápida propagación del virus.

marcó la semana pasada 66,2 y esta semana se elevó por la rápida propagación del virus.

En esa localidad habitan 100.000 personas que conviven con 800 casos activos. Los servicios de salud públicos tienen unos 65.000 usuarios y siete camas de CTI, tres ocupadas por pacientes COVID. El sector privado posee una quincena de plazas de terapia intensiva para una cantidad de afiliados algo menor.

La población se nota cansada de tanto tiempo en pandemia. Hace un par de semanas, todavía no estábamos vacunando y empezó el aumento de casos consecuencia de las licencias y vacaciones de Carnaval, explicó a la AP la doctora Florencia Eula, que confirma que junto a la movilidad aumentaron las consultas, los ingresos, traslados y personas con síntomas. La mayoría de los positivos se dio en el ámbito intrafamiliar.

Uno de los factores explicativos del aumento es el intercambio comercial. Brasil vive una situación complicada. En el último mes tuvieron un ascenso impresionante de casos. Aquí circulan personas de un lado a otro. La ciudad vive del comercio y llegan a comprar muchos brasileros que tienen un índice de contagio altísimo. Obviamente es parte del aumento, explicó Eula.

La infección en Uruguay está lejos de ser la pandemia brasilera. En Uruguay ha habido 21.000 casos por millón de habitantes y en Brasil 57.000. Estamos lejos de la saturación general de los CTI, dijo el presidente Lacalle Pou, que se mostró confiado en una rápida vacunación.

Uruguay administró más de 215.000 dosis de vacunas en dos semanas para una población objetivo de 2.700.000 personas mayores de 18 años. El fin de semana llegó la vacuna de Pfizer destinada al personal de la salud. El martes desembarcaron un millón y medio de dosis de Sinovac y el miércoles arribarán unas 50.000 de Pfizer, lo que hace un total de vacunas suficientes para inocular a más un tercio de la población objetivo. Lacalle Pou anunció el martes por la noche que llegará más de un millón de Sinovac más en mayo.

Esta ola de contagios pone al país en sintonía con la intensidad de transmisión comunitaria de todo el hemisferio americano y casi todos los países de Europa y ífrica, según datos de la OMS.

Los índices de letalidad son significativamente más bajos en Uruguay que otros países de la región. Según la Universidad John Hopkins, tiene una tasa de letalidad del 0.9%, mientras que Argentina 2,4% y la ciudad de San Pablo 5,5%.