Holanda inicia unas elecciones marcadas por el coronavirus

Los centros de votación abrieron en Holanda el lunes por la mañana, en unas elecciones generales repartidas a lo largo de tres días para permitir a la gente votar con seguridad durante la pandemia ...

Los centros de votación abrieron en Holanda el lunes por la mañana, en unas elecciones generales repartidas a lo largo de tres días para permitir a la gente votar con seguridad durante la pandemia del coronavirus.

La crisis del COVID-19 ha sido un tema dominante de la campaña. Los partidos de oposición critican la gestión del gobierno en la emergencia sanitaria, y los candidatos han detallado cómo reconstruirían la economía cuando remita el virus.

La votación del lunes comenzó exactamente un año después de que comenzara la primera cuarentena por el coronavirus en el país, inmerso en otra ronda de confinamientos para bajar las persistentes cifras de contagios. Se han confirmado más de 16.000 muertos por COVID-19 en Holanda.

Se esperaba que el Partido Popular de la Libertad y la Democracia, VVD, la formación conservadora que lidera el primer ministro, Mark Rutte, lograra la mayor cantidad de escaños en la cámara baja de 150 parlamentarios.

Eso convierte a Rutte, de 54 años, en favorito para iniciar las negociaciones de coalición de gobierno. Si lo logra, se convertiría en el mandatario holandés que más tiempo se ha mantenido en el cargo.

Los dos primeros días de votación iban destinados a los grupos vulnerables. Los mayores de 70 años también podían votar por correo.

La campaña continuará hasta el martes y sólo se detendrá en la fecha oficial de los comicios, el miércoles.

Entre los centros de votación habilitados en ímsterdam había un centro que permitía votar desde el auto o desde la bicicleta.

Un récord de 37 partidos se presentaban a las elecciones. Tras el conteo de votos el miércoles por la noche y el jueves comenzaría el proceso para formar la próxima coalición de gobierno.

El líder democristiano Wopke Hoekstra dijo el domingo que se inclinaba por repetir la coalición de cuatro partidos, dirigida por el VVD de Rutte y que también incluía al centrista D66 y al partido religioso Christen Unie.

El segundo partido más grande del país es el Partido de la Libertad, dirigido por el legislador antiinmigración Geer Wilders. Los sondeos indicaban que el partido mantendría su posición, aunque era improbable que Wilders fuera invitado a una coalición debido a sus políticas abiertamente antiislámicas.

Las encuestas también apuntaban a que al menos dos nuevos partidos podrían entrar en el parlamento con unos pocos escaños: el populista conservador JA21 y el proeuropeo Volt.

El gobierno de Rutte lleva en funciones desde enero, cuando renunció por un escándalo sobre funcionarios antifraude de hacienda que habían perseguido de forma ilegítima a algunas familias, lo que sumió en el endeudamiento a miles de personas.

Pese al escándalo, la popularidad del primer ministro, reforzada el año pasado por su gestión de la pandemia del coronavirus, se ha mantenido alta, aunque se ha resentido un poco conforme se acercaban las elecciones.