Venezuela: Cerco en 4 regiones por variante de COVID-19

El presidente Nicolás Maduro ordenó el domingo cercar Caracas, dos estados vecinos de la capital venezolana y un estado fronterizo, con el fin de frenar la cadena de contagios en momentos en se regi...

El presidente Nicolás Maduro ordenó el domingo cercar Caracas, dos estados vecinos de la capital venezolana y un estado fronterizo, con el fin de frenar la cadena de contagios en momentos en se registra un aumento de casos de una nueva variante de COVID-19, que tiene su epicentro en Brasil.

Esa variante llegó aquí a Venezuela y bueno hay que cuidarse, dijo Maduro en un acto de gobierno televisado

El esquema de flexibilización de cuarentena se mantendrá en 20 estados, pero con una variante, vamos a declarar un cerco sanitario, que busca controlar la movilización de personas desde y hacia la capital venezolana, los estados centrales de La Guaira y Miranda, además del estado sureño de Bolívar, limítrofe con Brasil, a partir del lunes y por los próximos siete días, indicó el gobernante.

En esas cuatro regiones se aplicará internamente una flexibilización parcial, limitada, añadió Maduro, sin dar detalles.

Desde el 1 de junio, el gobierno ha venido aplicando franjas horarias de flexibilización con algunos ajustes para la reactivación parcial de las actividades económicas, comerciales y financieras en intervalos de siete días continuos en más de 50 sectores, seguidos de la vuelta a la cuarentena radical en los siete días siguientes. La cuarentena vigente se implementó el 16 de marzo de 2020, tres días después que se detectaron los dos primeros casos de COVID-19 en el país.

La semana pasada se detectó la presencia de la variante del virus SARS-CoV-2, conocida como P1, en Venezuela: dos primeros casos en Caracas, un par más en el vecino estado central de Miranda; además de seis contagios en el estado Bolívar. La cifra total de contagios de la variante se elevó a 56 casos en los últimos días.

Al parecer, la variante es más contagiosa y estaría provocando reinfecciones, porque justamente la variante no reconoce las protecciones que ya generó el cuerpo en los pacientes recuperados de COVID-19, destacó la vicepresidenta Delcy Rodríguez.

La detección de la variante se confirmó después de dar inicio al proceso de vacunación a mediados de febrero, luego de que llegara al país el primer lote de 100.000 dosis de la vacuna rusa Sputnik V. Venezuela también recibió 500.000 dosis de la vacuna Vero Cell de la empresa estatal china Sinopharm, donadas por Beijing.

Un segundo lote de 100.000 dosis de Sputnik V arribó posteriormente al país, lo que representa el 2% del total de 10 millones acordadas inicialmente en diciembre entre los gobiernos de Caracas y Moscú. Se prevé que Venezuela esté en condiciones de desplegar una campaña de vacunación masiva a partir de abril.

En Venezuela -donde el coronavirus no ha azotado con tanta fuerza como en otros países sudamericanos como Brasil, Colombia y Perú- se contabilizan más 145.900 casos positivos y 1.437 fallecidos.

Los expertos sostienen que el bajo número de casos respecto a otros países de la región, más allá de la adopción temprana de la cuarentena se debe en buena medida al aislamiento que vive el país después de años de crisis política, económica y social.