Critican tácticas de policía de Londres en vigilia de mujer

Una vigilia oficial por una mujer londinense asesinada terminó el sábado por la noche con el departamento de policía de Londres bajo escrutinio por la manera en que sus agentes trataron a algunos d...

Una vigilia oficial por una mujer londinense asesinada terminó el sábado por la noche con el departamento de policía de Londres bajo escrutinio por la manera en que sus agentes trataron a algunos de los participantes en el evento, el cual se llevó a cabo pese a las restricciones por el coronavirus.

Un policía enfrenta cargos de asesinato por la muerte de Sarah Everard, un crimen que ha provocado un debate nacional sobre la violencia contra las mujeres en el Reino Unido.

Cientos de personas desacataron el fallo de un juez y las peticiones de la policía al congregarse en Clapham Common en honor de Everard, de 33 años, quien fue vista con vida por última vez cerca del parque en el sur de Londres el 3 de marzo. Los manifestantes señalaron que pretendían llamar la atención al temor y al peligro que muchas mujeres consideran parte de la vida diaria británica.

Everard desapareció cuando caminaba rumbo a casa desde el apartamento de una amiga aproximadamente a las 10:30 de la noche y fue encontrada muerta una semana después. El asesinato provocó conmoción en todo el Reino Unido porque un agente de la Policía Metropolitana está acusado de secuestrarla y asesinarla.

En un video de la vigilia informal del sábado que se convirtió en protesta se ve a agentes de la misma fuerza policial forcejeando con participantes al tiempo que se abren paso por la multitud. En cierto momento, varios policías hombres agarran a varias mujeres y se las llevan esposadas ante los gritos de los presentes, reportó Press Association de Gran Bretaña.

El alcalde de Londres, Sadiq Khan, condenó las acciones de la policía.

La policía tiene una responsabilidad de hacer cumplir las leyes por el COVID, pero por las imágenes que he visto, la respuesta en ocasiones no fue ni apropiada, ni proporcionada, tuiteó Khan.

La secretaria del Interior, Priti Patel, tuiteó que había pedido a la Policía Metropolitana un informe completo de lo sucedido.

La reunión sucedió horas después de que el agente de la policía metropolitana Wayne Couzens, de 48 años, compareciera ante la corte por primera vez desde su arresto por la muerte de Everard. Conforme los agentes policiales se acercaban al quiosco de Clapham Common la tarde del sábado, la gente abucheó, se mofó y gritó ¡Debería darles vergí¼enza!, según Press Association.

Los organizadores habían esperado tener vigilias el sábado de Recuperar las calles en recuerdo a Everard en la ubicación del sur de Londres y otras ciudades del Reino Unido, pero cancelaron los eventos presenciales después de que un juez se negara a permitirles continuar a pesar de las restricciones por el coronavirus que prohíben las reuniones masivas.

A pesar de eso, cientos de personas se presentaron.

Muchos participantes colocaron flores en un quiosco en el parque. Entre ellos estaba Kate, la duquesa de Cambridge, a quien se le vio tomar un pausa frente al mar de flores. Otras personas sostenían pancartas que decían No seremos silenciadas y Ella sólo caminaba a casa, y los reunidos coreaban Hermanas unidas, jamás serán vencidas.

Tras la desaparición y asesinato de Everard, muchas mujeres han usado las redes sociales para compartir sus propias experiencias de amenazas y ataques mientras caminaban afuera.

Mel Clarke, una enfermera de 33 años que trabaja en el área de Clapham, dijo que se sentía muy conflictuada sobre asistir a la reunión del sábado por las restricciones por el coronavirus, pero al final simplemente sentí que necesitaba estar ahí.

Estoy muy complacida de ver a tantos hombres aquí. Espero que esta sea una oportunidad para que los hombres sepan lo que sienten las mujeres, lo vulnerables que somos, afirmó Clarke. Espero que este sea el inicio de la justicia para Sarah.

La Policía Metropolitana ha expresado su asombro y horror de que uno de los suyos esté acusado del crimen. La fuerza policial de Londres señaló que Couzens se integró a la policía en 2018 y recientemente sirvió en el comando de protección parlamentaria y diplomática, una unidad armada responsable por la custodia de embajadas y el Parlamento.