Almodóvar regresa al universo femenino con Penélope Cruz

las maderas, la construcción, las paredes vacías. Pero además también no era sólo un capricho visual sino por ejemplo, el hecho de que una mujer esté en una terraza mirando el skyline (la línea...

las maderas, la construcción, las paredes vacías. Pero además también no era sólo un capricho visual sino por ejemplo, el hecho de que una mujer esté en una terraza mirando el skyline (la línea del horizonte) y comprobemos que no existe skyline sino lo que hay es una pared, da la impresión de que su soledad es mayor, que vive dentro de la oscuridad y vive casi como un fantasma. El hecho de tener también la conversación (telefónica) en movimiento con los earphones (auriculares) y no ver a quién se dirige le da un aire de soledad mucho mayor al personaje y resulta también más fantasmagórico. He tratado de unir lo puramente teatral, que es el monólogo, con también algo esencialmente cinematográfico, que es el lugar donde se rueda y los materiales con los que se rueda. No es teatro filmado, pero es teatro dentro del cine.

AP: Tilda es completamente magnética en esta película. ¿Qué tal fue trabajar con ella?

ALMODí“VAR: Pues yo tenía un poquito de miedo por el hecho de enfrentarme al inglés, pero por otra parte también era una de las razones de hacer le corto, que el hecho de que durara 30 minutos ... era una especie de ejercicio para descubrir si era capaz de dirigir en inglés. Entonces iba un poco con aprehensión, pero la verdad es que ha sido clave la intervención de Tilda porque desde los primeros ensayos se creó una química increíble entre los dos. Nos hemos entendido desde el primer momento y yo no he tenido la sensación de estar hablando en otro idioma. En definitiva, el idioma que hablábamos los dos era el idioma del cine.

AP: Tu último cortometraje había sido La concejala antropófaga de 2009. ¿Qué tal retomar este formato?

ALMODí“VAR: Pues fíjate que cuando yo terminé Dolor y gloria había una pregunta que nos preguntaban siempre que era cuál es tu próximo proyecto o qué es lo que te gustaría hacer. Se desconcertaron un poco cuando yo dije que lo que a mí me apetecía y con lo que soñaba era con hacer un corto, y con hacer justamente este. No es que yo hubiera perdido la libertad haciendo Dolor y gloria, en absoluto. Dolor y gloria es una película absolutamente libre en todos los aspectos, pero el metraje de hora y media o dos horas te obliga a unas cosas que no tienes por qué tenerlas en cuenta. Quiero decir, al ser 30 minutos yo me he permitido muchas más libertades de los que me permitiría un largometraje, por el mero hecho narrativo.

AP: Como salirte del escenario...

ALMODí“VAR: Claro. Yo por ejemplo salirme del escenario no hubiera podido hacerlo en un largometraje, porque no tiene el sentido que tiene aquí. Entonces he recuperado un poco esa sensación lúdica que para mí era el rodaje de las primeras épocas, de las primeras películas, porque me he permitido más libertades de las que últimamente he podido permitirme. Ha sido muy refrescante para mí, como recuperar aires nuevos.

AP: Siempre has sido un defensor de la experiencia cinematográfica. Bajo las circunstancias actuales, ¿qué opinas del formato de streaming? ¿Ha cambiado tu percepción del streaming en este momento?

ALMODí“VAR: No, lo que sí es que el streaming ha llenado el vacío que en mí deja el hecho de no poder ir al cine. En Madrid hay cines abiertos, pero la programación es muy modesta porque las grandes películas están secuestradas por los estudios. Aun así, sigo yendo por lo menos una vez a la semana. No soy tan fanático de ver series en televisión, (pero) la última que he visto que me ha gustado mucho es Gambito de dama y adoro absolutamente a la actriz, que he leído en alguna entrevista que quiere trabajar conmigo y voy a decirle que sí. Ya me comunicaré con ella para decirle que absolutamente, porque es un físico que me interesa muchísimo; puede ser mil personajes distintos y es muy, muy buena actriz. También sigo con fidelidad los episodios y las temporadas diferentes de The Crown, que es un verdadero espectáculo. Yo soy partidario de las plataformas. Mi lucha es que el modelo de los theaters, de las salas de cine, no desaparezca sino que debe convivir con la ficción en plataformas. Es muy importante estar en una sala donde la pantalla es mucho mayor que la casa donde vives. Las grandes películas, las buenas películas, merecen absorberte por entero.

___

Sigal Ratner-Arias está en Twitter como https://twitter.com/sigalratner.