Inmigrantes detenidos acaban ayuno de protesta en Alabama

Inmigrantes en un centro de detenciones en Alabama pusieron fin a una huelga de hambre que iniciaron el mes pasado para protestar contra las condiciones en que están albergados, informó el gobierno...

Inmigrantes en un centro de detenciones en Alabama pusieron fin a una huelga de hambre que iniciaron el mes pasado para protestar contra las condiciones en que están albergados, informó el gobierno el viernes, pero algunos detenidos siguen en ayuno en otros centros similares en el país.

Los últimos ocho inmigrantes en protesta en Alabama cenaron el miércoles por la noche en la cárcel del condado Etowah, dijo el portavoz del Servicio de Inmigración y Aduanas Bryan Cox. En ese centro el ayuno llegó a tener 46 participantes.

La agencia dijo que 19 detenidos seguían sin comer para el jueves por la noche en cinco instalaciones en todo el país, pero activistas dijeron que 39 detenidos seguían negados a comer.

Más de 100 detenidos en unos 10 centros de Inmigración y Aduanas (ICE) en Estados Unidos comenzaron una huelga de hambre el 25 de noviembre para protestar contra las condiciones de albergue y las largas detenciones.

La organización Desis Rising Up and Moving, basada en Nueva York, que hizo pública la protesta, dijo que todos los participantes llegaron al país en busca de asilo pero han sido detenidos por hasta 23 meses en esos centros. Los detenidos demandaron mejoras en las condiciones de reclusión y el fin de su detención indefinida.

Un juez federal autorizó a funcionarios a alimentar a la fuerza a uno de los detenidos en Alabama a causa del deterioro de su salud, pero Cox dijo que los funcionarios todavía no tenían que dar ese paso.

Una portavoz del grupo de activistas, Lucia Hermo, dijo que la amenaza de alimentación forzosa al parecer fue suficiente para poner fin al ayuno en Alabama.

"Pienso que debido a la orden de alimentación forzosa, los detenidos decidieron poner fin a la huelga", dijo.

ICE dijo que no toma represalias contra detenidos en huelga de hambre, pero que monitorea el consumo de agua y alimentos de quienes se niegan a comer.