Pistoleros secuestran 30 estudiantes en noroeste de Nigeria

Pistoleros atacaron una escuela en el noroeste de Nigeria y secuestraron a al menos 30 estudiantes unas semanas después de otro incidente similar en la región, dijeron las autoridades el viernes.

Pistoleros atacaron una escuela en el noroeste de Nigeria y secuestraron a al menos 30 estudiantes unas semanas después de otro incidente similar en la región, dijeron las autoridades el viernes.

El último secuestro se produjo el jueves en la noche en el Colegio Federal de Mecanización Forestal, Afaka, en el área de Igabi, en el estado de Kaduna, explicó la policía.

Alrededor de 30 estudiantes, una mezcla de hombres y mujeres, no han sido localizados todavía", explicó el comisionado estatal de Seguridad Internacional y Asuntos Internos, Samuel Aruwan, en un comunicado. Varios trabajadores del centro fueron secuestrados también, agregó.

Según Aruwan, el ataque fue obra de un numeroso grupo de bandidos armados, y el ejército se enfrentó a los agresores y pudo poner a salvo a 180 empleados y alumnos.

Un número no concretado de estudiantes resultaron heridos y estaban recibiendo atención médica en una instalación militar. Las fuerzas de seguridad llevan a cabo una operación para dar con los estudiantes desaparecidos, afirmó Aruwan.

Según las autoridades nigerianas, los bandidos fueron responsables también del secuestro de 279 niñas a finales del mes pasado en el noroeste del país. Ese es el término que emplean para referirse a grupos de hombres armados que realizan secuestros a cambio de dinero o para presionar para la liberación de compañeros encarcelados. Esas niñas quedaron libres más tarde luego de negociaciones con el gobierno, pero se desconoce si se pagó un rescate.

Se sabe que el grupo extremista islámico Boko Haram también secuestra a jóvenes y las obliga a casarse con sus miembros, especialmente luego del ataque de 2014 a la escuela secundaria de Chibok, en el estado de Borno. Este incidente generó indignación en todo el mundo. De las 276 jóvenes secuestradas, más de 100 siguen desaparecidas siete años después.