Traba judicial pone en peligro reforma educativa de Bachelet

La presidenta chilena Michelle Bachelet dijo el viernes que buscará los mecanismos para que el proyecto de gratuidad en la educación superior empiece en marzo próximo, luego que un tribunal superior...

La presidenta chilena Michelle Bachelet dijo el viernes que buscará los mecanismos para que el proyecto de gratuidad en la educación superior empiece en marzo próximo, luego que un tribunal superior lo frenara por inconstitucional.

El gobierno debe actuar velozmente pues más de 280.000 jóvenes rindieron la prueba de selección universitaria para ocupar algunos de los 77.000 cupos disponibles y deben saber dónde matricularse para acceder a la gratuidad en 2016.

El jueves el Tribunal Constitucional declaró inconstitucional la fórmula con la que se elegirían los planteles favorecidos.

"Quieren frenar la gratuidad, no lo van a lograr", dijo Bachelet en la sede de gobierno.

La gratuidad universal en la educación superior es la principal promesa de campaña de Bachelet. Pero ante la desaceleración de la economía chilena tuvo que disminuir de 70% a 50% la cantidad de alumnos pobres beneficiados.

Bachelet propuso una glosa en el presupuesto que contempla unos 760 millones de dólares para el 50% más vulnerable --unas 200.000 familias-- de las 25 universidades estatales y tres privadas que cumplan con no tener sociedades con fines de lucro asociadas, con una acreditación mínima de cuatro años y que las privadas tengan un virtual cogobierno.

Por mayoría el Tribunal dijo que se discrimina a los alumnos vulnerables al obligarlos a pertenecer a determinados planteles. El Tribunal sólo entregó un comunicado, y sólo el 21 de diciembre entregará sus fundamentos.

El fallo abrió las puertas a que los alumnos pobres de todas las universidades, las 25 estatales y las 31 privadas, puedan acceder a la educación gratuita. Por tanto, al tener que repartir el monto aprobado entre más estudiantes, disminuiría la cantidad que favorecerá a cada uno.

Un enojado ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, dijo que "es muy lamentable que por secretaría se trate de poner en riesgo la disciplina fiscal de Chile".

"Vamos a buscar la manera más adecuada de llegar a la mayor cantidad posible de estudiantes, pero no podemos con recursos públicos financiar cualquier tipo de institución y carrera", añadió.

Las asociaciones de estudiantes aún no se pronuncian sobre el fallo y sus consecuencias.

La diputada comunista Camila Vallejo, miembro de la comisión de educación, dijo el viernes que el fallo "busca al final de cuentas seguir entregando recursos al mercado, a los privados sin ningún criterio de regulación".

Su colega conservadora María José Hoffmann señaló que corresponde que "el gobierno actúe con humildad y busque mecanismos que no sean discriminatorios".

Actualmente los alumnos más vulnerables reciben becas que cubren la mayor parte del monto de la matrícula y las mensualidades. El gobierno se ha mostrado contrario a seguir con el mecanismo de las becas.