Sacude a presidenta de Madrid la caída del gobierno local

La coalición que sostenía a Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid y la mayor crítica de la forma en que el gobierno de España ha manejado la pandemia, se desmoronó el miércole...

La coalición que sostenía a Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid y la mayor crítica de la forma en que el gobierno de España ha manejado la pandemia, se desmoronó el miércoles cuando el gobierno regional de la capital se vino abajo.

Díaz Ayuso, una de las estrellas emergentes del conservador Partido Popular, disolvió la legislatura local después de romper con Ciudadanos, el partido con el que había formado su gobierno de coalición.

Díaz Ayuso anunció su intención de convocar a elecciones anticipadas. Pero dos partidos izquierdistas de oposición, el PSOE y el Más Madrid, objetaron y presentaron de inmediato mociones de censura contra Díaz Ayuso en la legislatura local que podrían hacerla caer antes de que convoque a las urnas.

La ruptura del poderoso gobierno de la Comunidad de Madrid fue provocada por otra decisión política adoptada horas antes a 400 kilómetros (248 millas) de distancia.

En la región suroriental de Murcia, Ciudadanos sorprendió al Partido Popular cuando retiró su apoyo al gobierno local y presentó una moción de censura con el PSOE. Si la moción sale adelante, Ciudadanos se haría de la presidencia local de la región rural que el PP ha gobernado durante más de 25 años.

Díaz Ayuso respondió con lo que dijo es una maniobra defensiva para impedir otra posible revuelta de Ciudadanos en la capital.

La inestabilidad institucional provocada esta mañana por Ciudadanos y el Partido Socialista en Murcia nos ha llevado a esta situación, dijo Díaz Ayuso.

Ignacio Aguado, líder de Ciudadanos en la capital y vicepresidente de la Comunidad de Madrid, dijo que exhortaba a Díaz Ayuso a no poner fin a la asociación entre ambos partidos convocando a elecciones anticipadas, y señaló que hacerlo durante una pandemia era una terrible temeridad.

Sin embargo, los comicios están siendo impugnados.

Tanto el PSOE como Más Madrid alegan que sus mociones de censura tienen preeminencia sobre el anuncio de Díaz Ayuso para convocar a elecciones, que oficialmente no entra en vigor sino hasta su publicación en la gaceta del gobierno local, lo que probablemente suceda esta semana.

La disputa en la asamblea local podría terminar en los tribunales, dijo Germán Gómez Orfanel, profesor de derecho de la Universidad Complutense de Madrid, a la televisión estatal española TVE.

Díaz Ayuso se ha convertido en la principal detractora de la forma en que el gobierno izquierdista central, encabezado por el presidente del gobierno, el socialista Pedro Sánchez, ha manejado la pandemia.

Ella ha rechazado en forma constante las restricciones y los confinamientos, diciendo que son malos para la economía. Se opone a restringir los viajes durante la próxima Semana Santa, en contraste con la mayoría de las regiones, que coinciden en que es una medida necesaria para evitar otra ola de infecciones como la generada con las fiestas de Navidad y Año Nuevo.

Más de 14.000 personas han fallecido de COVID-19 en Madrid, la cifra más alta entre todas las regiones de España.

Díaz Ayuso dijo que las nuevas elecciones regionales, cuya fecha no anunció, serían para que los madrileños elijan entre el socialismo o la libertad.

La región que rodea la capital representa casi el 20% de la economía española y es el centro del poder político y administrativo del país. Está en manos del Partido Popular desde 1991, aunque tuvo que aliarse con Ciudadanos para evitar que los partidos de izquierda tomaran el control en 2019.

La ruptura entre el PP y Ciudadanos podría tener mayor reverberación en la política de España, dado que otras regiones y gobiernos municipales, incluido el Ayuntamiento de Madrid, dependen de los acuerdos entre los 2 partidos.

Ambas fuerzas políticas pasan apuros para intentar frenar el crecimiento del partido de extrema derecha Vox, que las superó en las recientes elecciones regionales en Cataluña.

El distanciamiento de Ciudadanos del PP, que lidera la oposición en el Parlamento, podría acercar al partido a la coalición gobernante y darle a Sánchez más opciones a la hora de buscar apoyo en votaciones clave.