Facebook pide a tribunal desestimar demandas en su contra

Facebook solicitó a un tribunal desestimar varias demandas que la acusan de abusar de posición en el mercado de las redes sociales para intimidar a empresas competidoras más pequeñas.

Facebook solicitó a un tribunal desestimar varias demandas que la acusan de abusar de posición en el mercado de las redes sociales para intimidar a empresas competidoras más pequeñas.

Las demandas, alegó la empresa el miércoles, no argumentan de manera convincente que la conducta de Facebook haya perjudicado a consumidores y a empresas competidoras.

Las demandas, presentadas en diciembre por la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos (FTC por sus siglas en inglés) y 48 estados, exigen medidas compensatorias que podrían incluir la escisión forzosa de los servicios de Instagram y WhatsApp, que Facebook posee actualmente.

Tal como dijimos cuando la FTC y los estados presentaron estas demandas, las personas en todo el mundo usan nuestros productos no porque estén obligados sino porque les hacen la vida más fácil, expresó Facebook en un comunicado.

La demanda de la FTC sostiene que Facebook ha aplicado una estrategia sistemática de eliminar a cualquier competidor potencial, como por ejemplo al adquirir Instagram en 2012 y WhatsApp en 2014. La fiscal general de Nueva York Letitia James coincidió con lo denunciado, afirmando que Facebook usa su poder monopólico para eliminar a competidores más pequeños y suprimir el surgimiento de cualquier rival, a expensas de los usuarios comunes.

Ni la FTC ni la Fiscalía General de Nueva York respondieron de momento a pedidos de comentarios.

Las grandes compañías tecnológicas han recibido duras críticas de políticos de todas las tendencias debido al enorme poder que han adquirido en la década pasada y hay poca probabilidad de que la presión ceda. El presidente Joe Biden ha comentado que no se descarta una división obligatoria de esas empresas.

Legisladores y activistas a favor de los consumidores han acusado a Facebook de prácticas monopólicas, principalmente mediante la adquisición de rivales como Instagram o WhatsApp, o al copiar a empresas competidoras.

Los críticos aseveran que esas tácticas inhiben la competitividad y le impiden a la gente común buscar servicios alternativos que, por ejemplo, no los rastrean tanto o no les envían tanta publicidad.

Lo más probable es que estas demandas tarden años en resolverse.