Diez años después, Japón sigue sufriendo por tsunami

pero aún no ha vuelto a vivir en la ciudad, como muchos que viajan desde las afueras para sus trabajos.

pero aún no ha vuelto a vivir en la ciudad, como muchos que viajan desde las afueras para sus trabajos.

Hatakeyama tiene recuerdos agridulces de Tomioka. El área ahora vedada incluye el parque Yonomori, donde la gente solía congregarse para el festival del cerezo. El trabajo de descontaminación ha sido acelerado en el área y la ciudad planea levantar el resto de las prohibiciones de ingreso en el 2023.

Quiero contactar a los residentes, especialmente los jóvenes, para que sepan que su casa sigue aquí, dijo Hatakeyama. Quiere que un día las familias jóvenes vuelvan a jugar en el parque, como solía hacer él con su padre.