Funeral sobrio para el primer cardenal boliviano

Miles de fieles católicos, sobre todo pobres, desfilaban el viernes ante al féretro del primer cardenal boliviano Julio Terrazas, cuyos restos serán sepultados por la tarde en una cripta de la...

Miles de fieles católicos, sobre todo pobres, desfilaban el viernes ante al féretro del primer cardenal boliviano Julio Terrazas, cuyos restos serán sepultados por la tarde en una cripta de la catedral de Santa Cruz en el oriente del país.

Aunque no circularon invitaciones, confirmaron su asistencia a las honras fúnebres el presidente Evo Morales, autoridades, diplomáticos, empresarios y políticos opositores, dijo a la Associated Press el vocero católico Edwin Bazán.

Tras una larga agonía, Terrazas falleció el miércoles a sus 79 años de un paro cardiaco y su muerte congregó a torno a su féretro a gente de barriadas que lo recuerdan por sus obras sociales, pero también a políticos y empresarios que destacaron su rol de un líder religioso crítico del poder político.

Antes de morir, Terrazas pidió que el dinero de los avisos fúnebres y las flores en su honor sean donados a proyectos sociales de la iglesia.

Terrazas nació en un pueblo de Santa Cruz, 540 kilómetros al este de La Paz y fue el primer cardenal nacido en Bolivia. Antes de él hubo un cardenal que había nacido en Alemania.

La Iglesia católica llevó el féretro hasta la catedral para que los fieles se despidan de su pastor. Será sepultado en una cripta contigua donde descansan otros seis obispos, dijo el arzobispado.

Después de una misa concelebrada por los obispos, los restos descansarán en una cripta contigua a la catedral junto a la tumba de otros seis obispos.

La Iglesia llamó a repicar campanas en las 600 iglesias a la hora del sepelio.

Terrazas defendió las libertades y los derechos humanos durante las dictaduras, pero también fue duro crítico de gobiernos democráticos y tuvo fuertes desencuentros con Morales.

La llegada del papa Francisco en julio de este año ayudó a reconciliar al mandatario con los obispos quienes han criticado en el pasado el tono "autoritario" del mandatario.

La muerte de Terrazas deja un vacío en el liderazgo de la Iglesia católica en un país donde el 70% de la población se declara católica.