Nigeria: Liberan a 10 pescadores tras pago de rescate

fueron secuestrados el 7 de febrero en la costa de Gabón en el Atlántico. Se cree que todos eran pescadores, dijo Yahaya.

fueron secuestrados el 7 de febrero en la costa de Gabón en el Atlántico. Se cree que todos eran pescadores, dijo Yahaya.

Los secuestros para cobrar un rescate se han convertido en una práctica muy lucrativa en Nigeria.

La semana pasada, cientos de niñas nigerianas fueron liberadas en el noroeste del país luego de ser secuestradas de la Escuela Secundaria Gubernamental para Niñas en Jangebe. A pesar de que las autoridades no informaron si se tuvo que pagar un rescate, señalaron que los responsables de la operación eran bandidos, refiriéndose a grupos de hombres armados que operan en el estado Zamfara y que secuestran personas para exigir un rescate.

Después del rapto de las niñas, Babagana Monguno, director del servicio nacional de seguridad del gobierno, declaró en la televisión estatal que los secuestros en el país son patrocinados por poderosos agentes externos al Estado. Aseguró que los bandidos causan problemas para los ciudadanos inocentes del estado Zamfara, y añadió que las agencias nacionales de inteligencia y seguridad investigan a los grupos, que pronto serán arrestados y llevados ante la justicia. En el estado se impuso un toque de queda y una restricción en el espacio aéreo, indicó.

Previo al secuestro de las niñas, 24 estudiantes, seis miembros del personal y ocho familiares fueron liberados el 17 de febrero en la Universidad Kagara de Ciencias perteneciente al gobierno en el estado Níger. En diciembre, más de 300 alumnos de una escuela secundaria de la localidad de Kankara, en el noroeste del país, fueron secuestrados y liberados poco después. El gobierno informó que no se pagó ningún rescate por la liberación de los estudiantes.

El pago de rescates es peligroso, pues les da financiamiento a piratas y criminales y es caer directamente en sus planes, dijo Laith Alkhouri, especialista de inteligencia en CTI-ME, una empresa de consultoría de inteligencia.

Los gobiernos deben tomar medidas proactivas para evitar los ataques con toma de rehenes, ya sea contra embarcaciones, periodistas o activistas, incluyendo compartir inteligencia en zonas conflictivas y aumentar las medidas de seguridad marítima y fronteriza, declaró.