Británica-iraní cumple sentencia, pero no puede volver a GB

Una mujer británico-iraní que llevaba cinco años encarcelada en Irán acusada de espionaje concluyó el domingo su sentencia, informó su abogado, pero enfrenta un nuevo juicio y no podrá regresar...

Una mujer británico-iraní que llevaba cinco años encarcelada en Irán acusada de espionaje concluyó el domingo su sentencia, informó su abogado, pero enfrenta un nuevo juicio y no podrá regresar a Gran Bretaña por ahora.

Nazanin Zaghari-Ratcliffe pudo quitarse el grillete por primera vez desde que salió de la cárcel en marzo pasado en una licencia especial a raíz de la pandemia del coronavirus, indicó el abogado. Desde entonces está bajo arresto domiciliario en la casa de sus padres en Teherán.

La prensa estatal iraní reportó el domingo que la mujer ha sido convocada a comparecer nuevamente en el tribunal el 13 de marzo bajo cargos poco definidos de difusión de propaganda.

El caso ha tensado las relaciones entre Gran Bretaña e Irán y ha provocado gran enojo a nivel internacional.

El secretario de relaciones exteriores de Gran Bretaña, Dominic Raab, se expresó complacido por el hecho de que Zaghari-Ratcliffe puede quitarse el grillete, pero insistió en que se le debe permitir regresar a Gran Bretaña.

El tratamiento que ella ha recibido por parte de Irán es intolerable, escribió Raab en Twitter. Deben permitirle regresar a Gran Bretaña lo más pronto posible para que ella se reencuentre con su familia, añadió.

Zaghari-Ratcliffe, de 42 años, fue sentenciada a cinco años de cárcel bajo acusaciones de tramar el derrocamiento del gobierno iraní, algo que ella, sus partidarios y grupos de derechos humanos niegan enfáticamente. Fue arrestada cuando llegó al aeropuerto con su hijita pequeña tras visitar a familiares en Teherán en el 2016. En ese entonces trabajaba para la Fundación Thomson Reuters, una agencia caritativa afiliada con la agencia noticiosa.