Demandan a municipio de Wisconsin por manejo de protestas

Cincuenta personas presentaron una demanda contra un ayuntamiento en Wisconsin por la manera en que manejó las protestas del año pasado desatadas luego que las autoridades anunciaron que un policía...

Cincuenta personas presentaron una demanda contra un ayuntamiento en Wisconsin por la manera en que manejó las protestas del año pasado desatadas luego que las autoridades anunciaron que un policía no enfrentaría cargos por matar a tiros a un adolescente de raza negra.

Manifestantes protestaron en Wauwatosa en octubre cuando el fiscal de distrito del condado Milwaukee anunció que el agente Joseph Mensah, de la policía de Wauwatosa, no enfrentaría cargos penales por matar a tiros de Alvin Cole, de 17 años, en febrero de 2020 afuera de un centro comercial. Funcionarios municipales habían impuesto un toque de queda a partir de las 7:00 de la tarde y llamaron a la Guardia Nacional ante temores de que las protestas se tornaran violentas.

La demanda, que fue presentada el sábado, afirma que la orden de emergencia del toque de queda fue ilegal e infringió los derechos constitucionales de los manifestantes. Tiene como acusados a la ciudad, al jefe policial y al alcalde Dennis McBride.

La madre de Cole, Tracy Cole, está entre los 50 demandantes que afirman que fueron multados, arrestados o acosados en Wauwatosa por manifestarse.

Las acusaciones en la demanda no tienen mérito basado en los hechos o leyes, y esperamos prevalecer totalmente, dijo McBride a la Radio Pública de Wisconsin.

La demanda también afirma que el departamento policial y otros socios operativos respondieron a las protestas con tácticas brutales, violentas e inconstitucionales.

Decenas de personas fueron arrestadas en las protestas, incluso miembros de la familia de Cole.

Mensah disparó cinco veces a Cole después de que éste huyera de los policías tras un altercado al interior del centro comercial Mayfair.

Mensah, quien también es de raza negra, aseguró que disparó a Cole porque le había apuntado con un arma de fuego. Era la tercera vez desde 2015 que Mensah había baleado a muerte a alguien mientras estaba en servicio. No fue acusado por ninguna de las muertes. Desde entonces, renunció al departamento policial.