Argentina: reprimen protesta contra medidas anti-COVID

La provincia argentina con menos casos de coronavirus volvió a ser noticia por sus controvertidos métodos para controlar a su población.

La provincia argentina con menos casos de coronavirus volvió a ser noticia por sus controvertidos métodos para controlar a su población.

El gobierno de Formosa, situada a 1.100 kilómetros al norte de Buenos Aires, reestableció el aislamiento social preventivo y obligatorio en la capital provincial del mismo nombre desde el jueves hasta el 18 de marzo por un brote de COVID, pero la medida fue rechazada por comerciantes y empresarios de la capital formoseña, quienes se movilizaron este viernes frente a la gobernación. También asistieron ciudadanos y dirigentes opositores al gobernador peronista Gildo Insfrán, en el cargo desde 1995.

La manifestación fue violentamente reprimida por las fuerzas de seguridad que custodiaban el edificio. Según imágenes difundidas en canales de televisión y redes sociales, la policía lanzó gases y balas de goma para disipar la protesta.

No hubo reporte oficial de heridos y arrestados, pero según la filial argentina de Amnistía Internacional varias personas resultaron heridas y detenidas, incluyendo periodistas.

Entre los heridos está la concejala Gabriela Neme, quien sufrió el esguince de su brazo mientras intentaba dialogar con la policía y tuvo que ser hospitalizada, dijo la organización humanitaria.

Las personas tienen derecho a la protesta social. El Estado debe garantizar el derecho a manifestarse y tomar los recaudos necesarios para asegurar que las fuerzas de seguridad se conducirán de acuerdo a los estándares internacionales, dijo Amnistía.

El Foro de Periodismo Argentino (FOPEA) reclamó la inmediata liberación de la periodista Julieta González, de radio Parque, detenida mientras realizaba la cobertura de los incidentes.

Reclamamos a las autoridades una profunda investigación policial y judicial sobre lo ocurrido para identificar a los agresores y sancionar los excesos cometidos, indicó.

En tanto que el jefe de gabinete de ministros, Santiago Cafiero, afirmó que el Estado debe garantizar la libre expresión pacífica de la ciudadanía. El presidente Alberto Fernández pertenece al mismo partido de Insfrán.

En momentos de angustia colectiva, tiene que primar la serenidad. La violencia nunca es el camino. Y mucho menos la violencia institucional, acotó Cafiero.

Formosa fue noticia en enero por las denuncias por violaciones a los derechos humanos en los centros de aislamiento dispuestos por la provincia para casos sospechosos y contagiados de coronavirus. También por impedir el ingreso de personas que no acrediten domicilio en la provincia.

La provincia registra un total de 1.444 casos y 19 fallecidos.

El gobierno nacional envió entonces una delegación encabezada por la secretaría de derechos humanos para constatar la veracidad de las denuncias. Los funcionarios nacionales advirtieron sobre abusos de las fuerzas de seguridad.