Príncipe Felipe regresa a hospital privado

El príncipe Felipe fue transferido de un hospital especializado en cardiología a un hospital privado para continuar con su recuperación después de una operación cardiaca, dijo el viernes el palac...

El príncipe Felipe fue transferido de un hospital especializado en cardiología a un hospital privado para continuar con su recuperación después de una operación cardiaca, dijo el viernes el palacio de Buckingham.

El palacio dijo el que el esposo de 99 años de la reina Isabel II tuvo el miércoles una operación exitosa por una enfermedad preexistente en el Hospital St Bartholomew™s.

El palacio agregó que fue llevado al Hospital Rey Eduardo VII el viernes y se espera que siga en el hospital para continuar con su tratamiento por varios días.

Felipe fue ingresado en el hospital privado de Londres el 16 de febrero, donde fue atendido por una infección. El lunes fue transferido al hospital especializado en afecciones cardiacas.

No se cree que la enfermedad de Felipe esté relacionada al coronavirus. Felipe y la reina fueron vacunados contra el COVID-19 en enero y publicaron la noticia para alentar a otros a vacunarse.

Felipe, también conocido como el duque de Edimburgo, se retiró de los deberes reales en 2017 y aparece rara vez en público. Antes de su hospitalización había estado aislado en el Castillo de Windsor al oeste de Londres con la reina Isabel.

Aunque disfrutó de buena salud hasta avanzada edad, Felipe ha tenido problemas cardiacos en últimos años. En 2011 fue llevado de emergencia al hospital en helicóptero después de tener dolores en el pecho y fue atendido por una arteria coronaria bloqueada.

El consorte real que más años ha rendido servicio en la historia británica, Felipe se casó con la entonces princesa Isabel en 1947. Él y la reina tienen cuatro hijos, ocho nietos y nueve bisnietos.

Los informes sobre su salud llegan mientras la familia real se prepara para la transmisión el domingo de una entrevista realizada por Oprah Winfrey con Meghan, la duquesa de Sussex, y su esposo el príncipe Enrique.

Meghan y Enrique renunciaron a sus deberes reales el año pasado y se mudaron a California, argumentando intrusiones insoportables y actitudes racistas en los medios británicos.