México subastará 19 aeronaves del gobierno

Las autoridades mexicanas subastarán la próxima semana 19 aeronaves pertenecientes a la presidencia y otros cuatro organismos en un esfuerzo por relanzar la venta de algunos activos públicos tras e...

Las autoridades mexicanas subastarán la próxima semana 19 aeronaves pertenecientes a la presidencia y otros cuatro organismos en un esfuerzo por relanzar la venta de algunos activos públicos tras el fallido intento de vender el avión presidencial durante más de dos años.

Trece helicópteros y seis aviones pertenecientes a las secretarías de Marina, Armada y Defensa Nacional, la Oficina de la Presidencia, la Comisión Nacional de Agua y la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México serán subastados el 12 de marzo a sobre cerrado, indicó el viernes Jorge Mendoza Sánchez, director general del Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras).

Las 19 aeronaves tendrán un valor de venta de unos 24 millones de dólares, precisó el funcionario.

Además de esta subasta el gobierno espera vender en los próximos meses otros cinco aviones y dos helicópteros de las secretarías de Marina, Armada y Defensa Nacional, que según afirmó Mendoza Sánchez son de mayor valor y podrían atraer la atención de inversionistas locales e internacionales.

Durante su conferencia matutina el mandatario mexicano, Andrés Manuel López Obrador, admitió que ha costado vender el avión presidencial debido a que es muy lujoso, extravagante y no cualquiera puede pagar lo que vale y agregó que se mantiene estacionado porque usarlo costaría tres veces más.

Desde que asumió la presidencia el 1 de diciembre de 2018, López Obrador se comprometió a vender el Boeing 787 por considerarlo demasiado lujoso. El gobernante se enorgullece de su austeridad, vuela en aviones comerciales y ha efectuado sólo un viaje al exterior. El presidente ha buscado atraer a empresas y ejecutivos de negocios, e incluso ofreció rifarlo, pero hasta la fecha no ha tenido éxito.

El jet fue adquirido en 200 millones de dólares y fue utilizado por el anterior presidente, Enrique Peña Nieto (2012-2018). El avión está configurado para transportar a sólo 80 personas y tiene una suite presidencial completa con baño privado. Según expertos, sería costoso convertir la aeronave en un jet ordinario con capacidad para 300 pasajeros.

López Obrador dijo el año pasado que el gobierno había recibido una propuesta de 120 millones de dólares en efectivo y equipo médico a cambio del avión. No explicó después qué sucedió con esa oferta.