ONU pide salida de fuerzas eritreas de Tigray, en Etiopía

El jefe para asuntos humanitarios de la ONU, Marck Lowcock, advirtió el jueves que está ocurriendo una campaña de destrucción en la conflictiva provincia de Tigray, en Etiopía. Afirmó que 4,5 mi...

El jefe para asuntos humanitarios de la ONU, Marck Lowcock, advirtió el jueves que está ocurriendo una campaña de destrucción en la conflictiva provincia de Tigray, en Etiopía. Afirmó que 4,5 millones de personas necesitan asistencia y exigió la salida de las fuerzas de la vecina Eritrea, acusadas de cometer atrocidades en la zona.

En momentos en que la crisis en Tigray comienza su cuarto mes, señaló Lowcock, el desastre humanitario empeora y múltiples reportes creíbles y ampliamente corroboradas provenientes de Tigray... hablan de atrocidades generalizadas que incluyen masacres, violaciones y secuestros de civiles, así como de combates persistentes en la región, además de la destrucción de cultivos y maquinaria agrícola crucial.

Por primera vez, Lowcock señaló en declaraciones ante una sesión cerrada del Consejo de Seguridad de la ONU y obtenidas por The Associated Press, que las fuerzas eritreas combaten al lado del gobierno etíope, y advirtió sobre una posible hambruna si no llegan alimentos y tampoco se reactiva la agricultura.

Sus declaraciones en una reunión privada del Consejo de Seguridad de la ONU, y a las que The Associated Press tuvo acceso, apuntan por primera vez a las fuerzas eritreas como aliadas del gobierno etíope, y advirtió de la posibilidad de hambruna si no pueden enviarse alimentos y no hay una reactivación agrícola.

Por su parte, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, y la embajadora estadounidense Linda Thomas-Greenfield, se pronunciaron por la salida de las fuerzas eritreas.

Al término de la reunión, Thomas-Greenfield señaló que Estados Unidos hace un llamado al gobierno etíope a que apoye un fin inmediato a las disputas en Tigray, y eso significa, el retiro inmediato de las fuerzas eritreas y de las fuerzas de la región de Amhara, vecina de Tigray. El portavoz de la ONU, Stephane Dujarric, manifestó el apoyo de Guterres a la exigencia de Lowcock.

A medida que continúa una intensa lucha entre las fuerzas etíopes y aliadas contra aquellos en favor de los ahora fugitivos líderes de Tigray que alguna vez dominaron el gobierno de Etiopía, también aumenta la alarma por el destino de los 6 millones de habitantes de Tigray. Nadie sabe cuántos miles de civiles han sido asesinados.

Los relatos sobre atrocidades cometidas contra habitantes de Tigray fueron detallados en reportes de The Associated Press y en documentos de Amnistía Internacional. El gobierno federal y autoridades regionales en Tigray intercambian señalamientos de que la otra parte es ilegítima después de la cancelación de las elecciones debido a la pandemia de COVID-19.

Al exigir la salida de los eritreos, Lowcock dijo que ahora está bastante claro para todos, y abiertamente reconocido por autoridades del gobierno en Tigray, que las Fuerzas de Defensa de Eritrea están operando en Tigray.