Legislatura china sopesa cambios electorales para Hong Kong

La legislatura china deliberará sobre cambios al sistema electoral de Hong Kong durante su sesión anual, informó un vocero el jueves, lo que se suma a los temores de que Beijing intenta dejar a las...

La legislatura china deliberará sobre cambios al sistema electoral de Hong Kong durante su sesión anual, informó un vocero el jueves, lo que se suma a los temores de que Beijing intenta dejar a las voces opositoras fuera del proceso político de la ciudad por completo.

Zhang Yesui, portavoz de la Asamblea Popular Nacional de China, un organismo ceremonial, dijo que con los cambios se intenta garantizar que el sistema político de Hong Kong se mantendrá al corriente con la época bajo el principio de que la ciudad sea gobernada por patriotas.

Zhang no ofreció detalles sobre los cambios, aunque se especula la posibilidad de reasignar los votos en el comité de 1.200 miembros que eligen al dirigente de la ciudad a fin de impedir la participación de un pequeño número de consejeros electos locales de distrito.

Las autoridades han insistido cada vez más que sólo aquellos que demuestren la suficiente lealtad a Beijing y al Partido Comunista en el poder pueden asumir un cargo.

La Asamblea Popular Nacional de China inicia sus sesiones el viernes por la mañana con un largo discurso en el que el premier Li Keqiang repasará lo acontecido el año pasado y planteará prioridades para los próximos 12 meses. La gran mayoría de las tareas legislativas del órgano de cerca de 3.000 miembros es realizada por un comité permanente que se reúne durante el año.

Las campañas contra la disidencia en Hong Kong se han intensificado desde que China impuso una extensa ley de seguridad nacional en la ciudad el año pasado, brincándose al Consejo Legislativo local de Hong Kong, bajo el argumento de que era necesario brindar estabilidad después de las protestas masivas contra el gobierno en 2019, y también inculcar amor por el país en la excolonia británica.

Los críticos dicen que la ley y las medidas represivas que la han acompañando están despojando a la ciudad de muchos de sus derechos que Beijing se comprometió a respetar cuando Gran Bretaña le entregó la colonia en 1997 bajo el marco un país, dos sistemas".