Ciudadanía ayuda a estudiar la contaminación del Mississippi

Varias ciudades a lo largo del río Mississippi participarán en un sistema global que, con el aporte de la ciudadanía, procurará determinar el origen de la contaminación y cómo termina en los rí...

Varias ciudades a lo largo del río Mississippi participarán en un sistema global que, con el aporte de la ciudadanía, procurará determinar el origen de la contaminación y cómo termina en los ríos y océanos.

El proyecto permite a la gente usar una aplicación para registrar el tipo de desperdicio y el lugar dónde lo detectó. El Mississippi descarga enormes cantidades de plásticos en el Golfo de México, buena parte de los cuales le llegan de los desagí¼es municipales y de ríos tributarios.

La información será incorporada a un mapa virtual que dará a los expertos y los políticos información acerca de las concentraciones de plástico en áreas específicas, así como su origen.

La contaminación con plástico es una de las crisis ambientales más grandes de nuestra época, expresó Barbara Hendrie, directora del Programa Ambiental de las Naciones Unidas para América del Norte, que participa en el proyecto del Mississippi junto con otras organizaciones. Está sofocando nuestros océanos y nuestros paisajes.

Se calcula que 8 millones de toneladas de plástico llegan a los océanos todos los años. Muchos peces se los comen o se enredan con los desechos, sufriendo lesiones o incluso la muerte.

Aproximadamente el 80% de los desperdicios son envases o productos que usamos tal vez dos minutos y después los descartamos, pero que permanecen en el ambiente para siempre, expresó Hendrie.

La aplicación para teléfonos muestra cómo recabar y reportar la información sobre los desechos plásticos, la cual es incorporada a un banco de datos llamado Rastreador de Desechos (Debris Tracker). Quienes deseen colaborar con el proyecto podrán participar en webinarios.

Los alcaldes pueden usar la información para reunir a las partes interesadas y hablar sobre el tipo de intervenciones que se pueden hacer en sus ciudades, declaró Jenna Jembeck, ingeniera ambiental de la Universidad de Georgia. Y los miembros de la comunidad pueden usar la información para debatir el tema y el tipo de medidas que se pueden tomar.

El proyecto surge de un compromiso, asumido por ciudades y pueblos del Mississippi en el 2018, de reducir la contaminación de plásticos en el valle del río.

Las ciudades que participarán en la fase inicial son Baton Rouge (Louisiana), San Luis y St. Paul (Minnesota). Más de 100 organizaciones apoyan el proyecto, incluida la National Geographic Society.

El alcalde de St. Paul Melvin Carter dijo que la información recabada será usada para emitir ordenanzas y tomar otras medidas con el fin de reducir la cantidad de plásticos contaminantes. La iniciativa, acotó, se pondrá en marcha durante la limpieza anual de parques, barrios y riberas.