Fernández de Kirchner lanza duras críticas contra jueces

La vicepresidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner acusó el jueves a los jueces de integrar un sistema podrido que interfiere en los procesos electorales y provoca perjuicios económicos, en...

La vicepresidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner acusó el jueves a los jueces de integrar un sistema podrido que interfiere en los procesos electorales y provoca perjuicios económicos, en su arremetida más virulenta contra el Poder Judicial.

Fernández de Kirchner, quien presidió Argentina entre 2007 y 2015, vertió sus fuertes críticas en su primera intervención oral ante la justicia desde que regresó al poder hace más de un año acompañando al presidente Alberto Fernández.

Lo hizo ante la Cámara Federal de Casación, integrada por tres magistrados, para defenderse de la imputación de haber defraudado al Estado durante su gestión a través del mercado de dólar a futuro. La audiencia se celebró de forma virtual a causa de la pandemia del nuevo coronavirus.

Esa cámara debe decidir si la causa en la que la exmandataria está procesada desde fines de 2015 va a juicio oral o es cerrada por inexistencia de delito.

La audiencia fue trasmitida en vivo, a pedido de la propia vicepresidenta, que consideró necesario que los argentinos conozcan cómo esta investigación fue armada para perjudicarla a ella y a su fuerza política.

En un alegato dirigido particularmente contra dos miembros del tribunal, la vicepresidenta afirmó que la investigación de la que es objeto es el mayor ejemplo de la intromisión y manipulación del Poder Judicial en los procesos electorales y la política argentina" y de cómo muchos magistrados estigmatizan a los dirigentes populares.

La investigación intenta determinar si la expresidenta y ex directivos del Banco Central, entre otros exfuncionarios, causaron un perjuicio económico al Estado y una caída de las reservas mediante la venta de dólares a futuro a un precio menor al valor de mercado.

Según Fernández de Kirchner, la investigación fue impulsada por la justicia cinco días después de la primera vuelta electoral del 25 de octubre de 2015 para perjudicar al candidato de su espacio político y mejorar las posibilidades del entonces opositor Mauricio Macri, que terminó ganando el balotaje celebrado en noviembre.

En el marco de la causa, el juez Claudio Bonadío -fallecido a principios de 2020- procesó a la expresidenta y a varios funcionarios de su gobierno y elevó la causa a juicio oral en 2017.

Según la exmandataria, Bonadío es uno de los jueces que ha impulsado contra ella varias investigaciones -algunas por supuesta corrupción- bajo las órdenes de Macri, quien gobernó entre 2015 y 2020.

Fernández de Kirchner negó que sus amigos o funcionarios tuvieran contratos de dólar a futuro o fueran beneficiados con ellos y afirmó, que por el contrario, allegados a Macri que luego ocuparon puestos en su gobierno contrataron dólares a futuro sabiendo que se iba a devaluar, como hicieron" y arreglaron las tasas de interés que iban a pagar a esos contratos.

"Ustedes, el Poder Judicial, contribuyeron a que ese gobierno ganara las elecciones y a que (sus funcionarios) hicieran lo que hicieron... realmente me da mucha bronca porque la que sufre es la gente, dijo la expresidenta en tono encendido.

También acusó a los jueces de integrar una corporación y un sistema podrido y perverso.

La exmandataria concluyó afirmando que no iba a pedir al tribunal un sobreseimiento, tal como le había recomendado su abogado, y e instó a sus integrantes a que apliquen la constitución y la ley.

Un peritaje contable indicó en agosto que los balances del Banco Central no registraron pérdidas en 2015 y 2016 y por lo tanto no podía haberse producido defraudación al Estado.

Las críticas de la vicepresidenta se produjeron cuatro días después de que el presidente Fernández arremetió contra el Poder Judicial ante el Congreso insistiendo que necesita una reforma, lo que la oposición interpretó como una forma de silenciar a los magistrados que investigan a la exmandataria.