México renegocia contrato con subsidiaria de Odebrecht

El gobierno de México renegoció exitosamente lo que había sido un contrato oneroso con una subsidiaria del gigante brasileño de construcción Odebrecht, informó el miércoles el presidente mexica...

El gobierno de México renegoció exitosamente lo que había sido un contrato oneroso con una subsidiaria del gigante brasileño de construcción Odebrecht, informó el miércoles el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador.

López Obrador asegura que el contrato firmado en 2010 durante el gobierno del expresidente Felipe Calderón fue fruto de la corrupción.

El contrato original requería que la petrolera paraestatal del país suministrara a la planta de Braskem Idesa, ubicada en el estado de Veracruz, en la costa del Golfo de México, unos 66.000 barriles de etanol al día a un menor precio. Era una cantidad que Pemex no podía cumplir de forma realista, señaló el actual director de la compañía, Octavio Romero Oropeza. El contrato incluía fuertes penalizaciones por no alcanzar el volumen requerido y durante cinco años México pagó cerca de 300 millones de dólares en sanciones, señaló Romero.

Braskem es subsidiaria de Odebrecht, compañía que ha estado vinculada a escándalos de sobornos en México y en otras partes de Latinoamérica. Idesa es su socio mexicano en la planta.

Braskem Idesa dijo en un comunicado emitido el lunes que el gas natural empezó a fluir a la planta con la firma del memorando de entendimiento que modificó los términos del contrato el 26 de febrero. Ambas partes acordaron colaborar en la construcción de una terminal de etanol para garantizar el suministro a futuro de la planta.

Cuando López Obrador asumió la presidencia en diciembre de 2018, señaló que debía renegociarse el contrato, pero Braskem Idesa se rehusó a hacerlo. Eso cambió el año pasado cuando el acuerdo de la planta para el transporte de gas natural con la compañía gubernamental CENAGAS estaba por expirar. México le informó a Braskem Idesa que no sería renovado.

Quedó la planta sin gas natural. Así entraron en razón, dijo López Obrador.

El nuevo contrato, firmado la semana pasada, sólo garantiza la entrega de 30.000 barriles de etanol al día a precio de mercado y sin esas multas tan onerosas, señaló Romero. Y en lugar del compromiso anterior por 20 años, Pemex sólo está comprometido por tres años más.

López Obrador dijo que la Procuraduría General de la República abrió una investigación sobre los orígenes del contrato original.