Leila Cobo revela los secretos de los superéxitos latinos

Son canciones que han hecho bailar al mundo, rompieron barreras y se convirtieron en emblemas. Detrás de cada una, hay secretos no contados que ofrecen una mirada profunda de la música latina y ayud...

Son canciones que han hecho bailar al mundo, rompieron barreras y se convirtieron en emblemas. Detrás de cada una, hay secretos no contados que ofrecen una mirada profunda de la música latina y ayudan a conocer mejor a los artistas.

La periodista especializada en música latina Leila Cobo comparte historias desconocidas detrás de esas canciones en su nuevo libro, La fórmula ˜Despacito™ (disponible en inglés como Decoding ˜Despacito™). A lo largo de más de 320 páginas, estrellas como Julio Iglesias, Juan Luis Guerra, Ricky Martin, Gloria Estefan, Shakira, Daddy Yankee y Luis Fonsi recuerdan cómo nacieron To All The Girls I™ve Loved Before, Burbujas de amor, Livin™ La Vida Loca, Conga, Whenever, Wherever, Gasolina y por supuesto Despacito, entre otras.

Cada canción es diferente, es un mundo, expresó Cobo, vicepresidenta de contenido latino de la revista Billboard y periodista con más de dos décadas de trayectoria. Hay una magia en cada canción, de cada canción aprendes algo que no sabías.

Y eso era justamente otra de las cosas que se proponía: mostrar que el éxito de estos temas no es fortuito; que detrás de cada uno hubo un trabajo arduo y sumamente meticuloso.

Se trata de 19 canciones que definieron movimientos y momentos en los últimos 50 años de la música latina, desde Feliz Navidad de José José, en 1970, hasta Malamente de Rosalía en 2018. Amor prohibido de Selena, La tierra del olvido de Carlos Vives, Vivir mi vida de Marc Anthony, y Bailando de Enrique Iglesias con Descemer Bueno y Gente de Zona son otros de los títulos analizados.

Todas de alguna manera rompen una barrera, aseguró Cobo en una entrevista reciente junto a una marina en una playa de Key Biscayne, Florida. Estas canciones rompieron las reglas y las reescribieron, transformaron la industria de la música, explica la experta en el prólogo de su libro.

Por ejemplo, en El gran varón, Willie Colón rompió un tabú al hablar abiertamente de ser gay; con Despacito, Luis Fonsi volvió a poner en el mapa a la música latina; Mi gente de J Balvin y Willy William fue la primera canción en español que llegó al primer puesto global de Spotify; Contrabando y traición, de los Tigres del Norte, dio a conocer públicamente los narcocorridos y le allanó camino a ese género en la literatura, el cine y la televisión (con La Reina del Sur); y Gasolina, de Daddy Yankee, fue el primer sencillo y éxito internacional del reggaetón.

A lo largo de más de 70 entrevistas, la escritora y también pianista disfrutó viendo llorar de la risa a los artistas, y también sentirlos emocionados al rememorar los momentos de la creación.

Shakira, por ejemplo, se emocionó de contar cosas que nunca había hablado sobre Whenever, Wherever de 2001 en una entrevista telefónica que estaba pautada para durar 10 minutos y se extendió más de media hora.

En el libro, la cantante colombiana cuenta que se estaba materializando uno de sus sueños: el de hacer el crossover al inglés.

Y eso no venía solo. Venía con grandes desafíos, como aprender a hablar inglés bien, expresa Shakira en el libro, y explica que necesitaba ese dominio de la lengua no sólo para cantar, sino también para poder hacer buenas entrevistas.

Julio Iglesias, en cambio, le cuenta a Cobo que no habla bien inglés y que para poder grabar su primer álbum en ese idioma tuvo que aprenderse las canciones por fonética. Jamás pensó que podría grabar To All The Girls I™ve Loved Before con un cantante de música country como Willie Nelson, tan diferente a él.

Viajó al rancho del ídolo estadounidense en Texas en un avión alquilado de Johny Cash y al llegar y verlo con su cabello largo y shorts, pensó: Creo que no puedo cantar con él, recuerda Iglesias en el libro. (Yo) no hablaba inglés en absoluto, dice el cantante español, y confiesa que anteriormente pudo grabar el clásico As Time Goes By porque la cantaba de niño en fiestas familiares y se la sabía de memoria.

Fue tal la dificultad para él, que Nelson grabó ese mismo día la canción, pero Iglesias tuvo que poner su voz posteriormente en un estudio en California.

También en el libro, Gloria y Emilio Estefan cuentan que gastaron todos sus ahorros para sacar su primer disco bilingí¼e cuando aún eran poco conocidos internacionalmente, y Juan Luis Guerra dice que para escribir su canción Burbujas de amor en 1990 se inspiró en la novela que estaba leyendo, Rayuela del argentino Julio Cortázar.

La idea La fórmula ˜Despacito™ surgió de manera inesperada.

En realidad, Cobo estaba escribiendo una novela romántica y se la ofreció a su editor, pero a Cristóbal Pera no le convenció. En cambio, le propuso hacer un libro sobre la historia de la música latina.

El recorrido por las canciones es cronológico, empezando por Feliz Navidad, escrita en 1970 por el puertorriqueño José Feliciano en homenaje a The Doors y Jim Morrison, y bilingí¼e porque el músico no quería que dejaran de ponerla en la radio angloparlante.

El libro salió a la venta esta semana. Y Cobo ya está lista para empezar el próximo.

Ahora voy a retomar la novela, dijo con una enorme sonrisa.