Merkel y gobernadores analizan extender confinamiento

Las autoridades alemanas se aprestaban el miércoles a decidir si relajarán algunas de las medidas adoptadas hasta ahora para enfrentar la pandemia de coronavirus, aunque se espera que extiendan la c...

Las autoridades alemanas se aprestaban el miércoles a decidir si relajarán algunas de las medidas adoptadas hasta ahora para enfrentar la pandemia de coronavirus, aunque se espera que extiendan la cuarentena.

La canciller Angela Merkel y los 16 gobernadores estatales podrían en principio extender el confinamiento tres semanas, hasta el 28 de marzo. En Alemania, una nación altamente descentralizada, los gobernadores tienen el poder de imponer y levantar restricciones.

El reto es cómo equilibrar el creciente clamor por el regreso a una vida más normal con la preocupación por el impacto de variantes de coronavirus más contagiosas.

Ya se han tomado las primeras medidas: muchos estudiantes de primaria regresaron a la escuela hace una semana y el lunes las peluquerías abrieron después de un cierre de dos meses y medio.

Algunos estados también permitieron que negocios como floristerías y ferreterías abrieran el lunes. La mayoría de los negocios han estado cerrados en todo el país desde el 16 de diciembre. Los restaurantes, bares, instalaciones deportivas y de ocio han estado cerrados desde el 2 de noviembre y los hoteles sólo pueden alojar a viajeros de negocios.

Cuando se reunieron por última vez el 10 de febrero, Merkel y los gobernadores establecieron un objetivo de frenar la tasa de contagios de COVID-19 a apenas 35 casos nuevos semanales por cada 100.000 habitantes antes de permitir la reapertura de pequeños negocios, museos y otros.

El objetivo es permitir un rastreo de contactos confiable, pero alcanzar esa meta pronto parece cada vez menos realista a medida que aumentan los casos de la variante más contagiosa detectada por primera vez en Gran Bretaña, y las infecciones generales aumentan ligeramente.

El número de casos por semana, que alcanzó un máximo de casi 200 por cada 100.000 habitantes justo antes de Navidad, se ha estancado por arriba de 60 en los últimos días.