Critican a Netanyahu por la forma en que compartió vacunas

El fiscal general de Israel advirtió el martes al primer ministro Benjamin Netanyahu que no puede compartir por sí solo los excedentes de vacunas del país para el coronavirus con aliados en ífri...

El fiscal general de Israel advirtió el martes al primer ministro Benjamin Netanyahu que no puede compartir por sí solo los excedentes de vacunas del país para el coronavirus con aliados en ífrica, Europa y América Latina, y que no puede ser tomar él solo una decisión tan importante.

En una carta oficial, el fiscal general Avichai Mandelblit sostiene que Netanyahu debería haber consultado al gabinete para dicho plan. El Ministerio de Justicia hizo pública la carta, dirigida al asesor de seguridad nacional, Meir Ben Shabbat, el lunes.

El anuncio de Netanyahu la semana pasada, de su decisión de compartir parte de las reservas de vacunas de Israel, causó un gran revuelo, por lo que la medida se suspendió, debido a cuestiones legales en Israel, pero no antes de que se enviaran miles de dosis de vacunas para el COVID-19 a Honduras y, según se informa, también a la República Checa.

Netanyahu no ha identificado los países en los que él tenía la intención que se recibieran los excedentes israelíes de vacunas, pero una televisora israelí dijo que incluían a varias naciones que han apoyado las afirmaciones de Israel de declarar a la ciudad de Jerusalén como capital.

Desde finales de diciembre, Israel ha inmunizado a más de la mitad de su población contra el coronavirus en una de las campañas de vacunación más exitosas del mundo. Netanyahu considera el éxito de la vacunación del país como un logro personal como parte de su campaña antes de las próximas elecciones del 23 de marzo.

El primer ministro aseguró acuerdos con los fabricantes Pfizer y Moderna para garantizar suficientes suministros para los 9,3 millones de habitantes de Israel, pero su controvertido plan planteó dudas en casa sobre la toma de decisiones de Netanyahu, así como su elección de ayudar a naciones de ífrica y América Latina en un momento de escasez global y cuando los territorios palestinos vecinos están luchando por asegurar sus propios suministros de vacunas.

Los críticos dicen que el plan de Netanyahu ilustra cómo el primer ministro trata la vacuna de coronavirus como un activo que puede usarse para obtener beneficios diplomáticos.