Israel: Riesgo de nuevo brote de COVID-19 debido al Purim

Diversas multitudes se congregaron el domingo en Jerusalén con motivo del feriado judío del Purim, a pesar de las restricciones por el coronavirus.

Diversas multitudes se congregaron el domingo en Jerusalén con motivo del feriado judío del Purim, a pesar de las restricciones por el coronavirus.

A las autoridades les preocupa que se presente una situación similar a la del año pasado, cuando las celebraciones del Purim ayudaron a azuzar una oleada inicial del coronavirus en los primeros días de la pandemia. El gobierno instó a la población a celebrar en casa este año, y la policía intentó bloquear el ingreso vehicular a Jerusalén, además de declarar límites estrictos a las concentraciones en público.

Pero las restricciones fueron insuficientes para evitar los festejos callejeros y la celebración de oraciones en masa en zonas ultraortodoxas, donde las reglas de seguridad han sido infringidas en repetidas ocasiones. Con un embotellamiento a la entrada de Jerusalén, las televisoras israelíes mostraron videos de familias ultraortodoxas que caminaban a un costado de la carretera para entrar a la ciudad.

El Purim conmemora el triunfo de los judíos ante un tirano de la antigua Persia y se celebra con disfraces, consumo de alcohol y fiestas.

El feriado se celebró en todo el país el fin de semana, y los festejos en Jerusalén se efectuaron un día después que en el resto de la nación. Infracciones similares a la seguridad se registraron tanto en zonas laicas como religiosas del territorio.

Los festejos amenazan con socavar la exitosa campaña de vacunación de Israel. El país ya inoculó a la mayoría de su población adulta, pero muchas personas menores de 40 años han actuado con lentitud para hacerlo.