Las ambiciones de Biden chocan con la realidad del Senado

están en contra de esta reforma. Otros aún no se han manifestado.

están en contra de esta reforma. Otros aún no se han manifestado.

Ambos partidos llevan años socavando esta táctica dilatoria. En 2013, el entonces líder de la mayoría en el Senado, el demócrata Harry Reid, la prohibió para las votaciones de conformación del poder ejecutivo y de algunos nominados judiciales. En 2017, con el republicano Mitch McConnell al frente del Senado, se eliminó el requisito de 60 votos a favor para los nominados a la Corte Suprema.

Muchos demócratas creen que Biden tendrá que enfrentar rápidamente este problema. Los demócratas comenzarán a impulsar pronto un amplio proyecto de ley electoral y ética que es vista por muchos en el partido como un contrapeso a las restricciones al voto que buscan los republicanos a nivel estatal. Legisladores republicanos han criticado esta medida como una toma de control federal de los comicios, y los grupos conservadores han prometido invertir millones para combatirla.

Esto podría hacer que terminar con el filibusterismo sea la única opción clara para su aprobación. Los progresistas alegan que es una opción más aceptable que explicar a los votantes, incluyendo a mucha gente de color que teme las nuevas restricciones de acceso a las boletas, que proteger un procedimiento del Senado es más importante que proteger su derecho al voto.

Esto requerirá liderazgo presidencial", dijo Tre Easton, asesor del Battle Born Collective, un grupo progresista que trata de acabar con el filibusterismo. El presidente Biden tiene que tomar una decisión bastante pronto, probablemente antes de lo que querría, sobre cuánto quiere presionar".

___

Nota del editor: Julie Pace cubre información política y de la Casa Blanca para The Associated Press desde 2007. Está en Twitter en http://twitter.com/jpaceDC