La vacuna rusa Sputnik V es la primera en llegar a Nicaragua

El gobierno de Nicaragua recibió un primer lote de la vacuna rusa Sputnik V, una donación que se utilizará para atender los casos urgentes de vulnerabilidad por enfermedades crónicas, informó el ...

El gobierno de Nicaragua recibió un primer lote de la vacuna rusa Sputnik V, una donación que se utilizará para atender los casos urgentes de vulnerabilidad por enfermedades crónicas, informó el miércoles la vicepresidenta Rosario Murillo.

En sus habituales declaraciones de mediodía a la televisión oficialista, Murillo dijo que el lote arribó al país la noche del martes y que fue donado por la Federación Rusa como símbolo de la amistad y la cooperación.

Este es el primer lote de vacunas contra COVID-19 que recibe Nicaragua, donde los primeros casos de coronavirus aparecieron a mediados de marzo de 2020.

Murillo, quien es vocera oficial y esposa del presidente Daniel Ortega, no precisó la cantidad de dosis de Sputnik V recibidas. Aseguró que la donación está resguardada debidamente con todas las condiciones de frío que esas vacunas exigen.

Con este primer envío, con esta donación, vamos a atender casos urgentes de vulnerabilidad por enfermedades crónicas, algunos pacientes con insuficiencia renal, con cardiopatías y padecimientos oncológicos, destacó. Dijo que el gobierno espera confirmación de la llegada de otras vacunas gestionadas con Rusia, con India y con el Mecanismo COVAX de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que busca garantizar un acceso equitativo a la inmunización.

A inicios de este año, Murillo anunció que realizaban gestiones internacionales para adquirir vacunas contra COVID-19 con distintos laboratorios y que esperan inmunizar en una primera etapa a 3,7 millones de personas, el 55% de la población.

El gobierno de Ortega ha sido criticado por no decretar medidas estrictas de control de la pandemia y, por el contrario, promover eventos masivos y aglomeraciones.

El lunes pasado, después de más de un mes de ausencia, el presidente de 75 años reapareció en un acto político del gobierno sin usar mascarilla. Después de su discurso, Ortega descendió de la tarima y conversó durante varios minutos con jóvenes sandinistas, con quienes posó abrazado ante las cámaras. Murillo tampoco usó tapabocas durante el evento.

Según el Ministerio de Salud, en el país se registran hasta ahora 6.445 contagios y 173 fallecidos, pero el Observatorio Ciudadano -una red de activistas y médicos independientes- reporta un acumulado de 12.955 casos sospechosos y 2.970 muertes asociadas a la enfermedad.