Bolsonaro visita región afectada por inundaciones

El presidente brasileño Jair Bolsonaro visitó el miércoles el estado de Acre en la selva amazónica, donde varias ciudades quedaron hundidas bajo inundaciones graves.

El presidente brasileño Jair Bolsonaro visitó el miércoles el estado de Acre en la selva amazónica, donde varias ciudades quedaron hundidas bajo inundaciones graves.

Torrenciales aguaceros desbordaron los ríos y en total 120.000 personas fueron desplazadas, según datos del departamento de bomberos local. Las autoridades han declarado el estado de emergencia en 10 municipalidades.

En una de las ciudades más afectadas, Sena Madureira, casi el 70% de la zona quedó hundida o dañada por las aguas y más de 4.000 tuvieron que ser reubicadas, informaron los bomberos.

En Río Branco, la capital Acre, la televisión mostró imágenes de gran parte de la localidad sumergida bajo el agua.

En algunas zonas el agua cedía el miércoles, pero se vaticinan más lluvias en los próximos días.

Las inundaciones son un severo golpe para esta empobrecida provincia, ya agobiada por un repunte del COVID-19, un bote de dengue y una crisis migratoria en la frontera con Perú.

Acre confirmó 622 casos nuevos de COVID-19 el martes, informó el Ministerio de Salud.

El gobernador Gladson Cameli anunció el martes que había solicitado el envío de más tanques de oxígeno a Acre a fin de atender a los enfermos de coronavirus y evitar una crisis de salud pública como la del vecino estado Amazonas. Hace pocos días en la capital del estado Amazonas, Manaos, los hospitales se quedaron in oxígeno y los familiares tuvieron que correr a otros lugares para salvar a los enfermos.

No me harán responsable por la muerte de una persona por no tener oxígeno, expresó Cameli.

El estado además ha sufrido más de 10.000 casos aparentes de dengue en los últimos dos meses, más del doble del mismo período hace año, reportó el website noticioso G1. Cameli advirtió que una vez cedan las aguas, proliferarán el dengue y otras enfermedades transmitidas por mosquitos.

Además, las autoridades están lidiando con una crisis migratoria en la frontera con Perú. Unos 400 migrantes llegaron al poblado de Assis Brasil en Acre a mediados de diciembre.

Los migrantes, en su mayoría haitianos y venezolanos, han estado tratando de llegar a Perú para de ahí ir a México y eventualmente a Estados Unidos, según autoridades federales. Pero el gobierno peruano ha cerrado la frontera debido al COVID-19.

El ministro de ciudadanía de Brasil, Miguel í‚ngelo Oliveira, afirmó que los migrantes habían entendido mal que la frontera en Assis Brasil había reabierto. La semana pasada estallaron enfrentamientos entre los migrantes y la policía peruana.