Guatemala: Indignación por compra de pruebas COVID falsas

y, para que la autoridad no se percatara de que las mismas eran falsas, la empresa entregó directamente a los hospitales el material, algo que no estaba contemplado en el contrato de compra.

y, para que la autoridad no se percatara de que las mismas eran falsas, la empresa entregó directamente a los hospitales el material, algo que no estaba contemplado en el contrato de compra.

En un correo electrónico enviado a la AP, Atila Biosystems INC. dijo que está la empresa está consternada por el fraude perpetrado contra el pueblo de Guatemala y confirmó que ninguno de los de empleados de Atila proporcionaron a Kron cualquier envío fuera de los pedidos registrados (que no son los mismos de la denuncia). Consultamos con nuestros socios de distribución locales y confirmaron que ninguna de las pruebas del lote COVID20200423 (denunciado) fueron vendidas a Kron para su uso por el pueblo de Guatemala.

La compañía agregó que esto nos lleva a concluir que el presunto fraude perpetrado fue una fabricación local, y Atila Biosystems trabajará activamente para apoyar al Gobierno de Guatemala a garantizar que se haga justicia.

Flores, pidió que se investigue por posibles delitos de estafa, perjurio, falsificación de documentos privados, conspiración y fraude a Juan Pablo Arocha Urbina y a Luis Alfredo Arocha Bermúdez, representantes de la empresa Kron Científica e Industrial Sociedad Anónima, y a Ronaldo Estrada Rivera, exfuncionario de salud y actual viceministro de Cultura y Deportes, por haber firmado el contrato de compra.

Las pruebas que vecen en septiembre de 2021 fueron entregadas en los hospitales de Chimaltenango y Huehuetenango. El viernes pasado la fiscalía contra la corrupción, que conoce de la causa, recolectó pruebas en ambos hospitales como evidencia de la denuncia.

Entre las deficiencias que encontró el Ministerio de Salud en las pruebas que fueron entregadas en Huehuetenango están que el reactivo no es funcional para la realización de las pruebas PCR, así como la falta de adecuada identificación del manual de procedimientos.

En el caso de Chimaltenango, a donde llegaron 14.200 pruebas de la empresa denunciada, al momento de montar las pruebas no se obtuvieron replicación de los controles, ni los reactivos coincidieron.

También se encontraron impresión borrosa en la etiqueta, así como kits incompletos.

Hasta ahora ninguno de los acusados se ha pronunciado sobre la denuncia.

La misma empresa le vendió en junio de 2020 al Instituto Guatemalteco de Seguridad Social 10.000 pruebas para detectar COVID por casi 400 mil dólares

Hasta el lunes Guatemala lleva 171.289 contagios registrados, de los cuales 6.306 han derivado en la muerte.