Nuevo borrador del clima deja asuntos vitales sin resolver

Los negociadores dieron a conocer el miércoles un nuevo y más breve borrador de un acuerdo internacional sobre la lucha contra el calentamiento global, el cual deja sin resolver algunas cuestiones...

Los negociadores dieron a conocer el miércoles un nuevo y más breve borrador de un acuerdo internacional sobre la lucha contra el calentamiento global, el cual deja sin resolver algunas cuestiones clave apenas dos días antes de la conclusión de las cruciales conversaciones de París.

El secretario de Estado norteamericano John Kerry desafió a los diplomáticos a convenir un acuerdo dentro del plazo autoimpuesto del viernes, y prometió fondos estadounidenses para los países más afectados por el aumento del nivel del mar y de las manifestaciones climáticas extremas que los científicos atribuyen a emisiones generadas por los seres humanos.

El nuevo borrador difundido por la agencia climática de Naciones Unidas tiene 29 páginas en comparación con una versión de 43 páginas difundida el sábado. Hay unos 100 pasajes en los que se indica que aún hay decisiones pendientes, incluidas varias opciones dejadas entre paréntesis o espacios en blanco.

Una de las principales cuestiones sigue siendo el dinero. El borrador no responde a la pregunta de si los países en desarrollo más avanzados deberían unirse a las naciones ricas para ayudar a las naciones más pobres y vulnerables con el cambio climático.

El texto no resuelve la cuestión del objetivo a largo plazo del acuerdo, ni si consiste en remover totalmente las emisiones de carbono de la economía o solamente reducirlas. Tampoco indica si los gobiernos se proponen limitar las temperaturas globales a 1,5 grados centígrados (2,7 Fahrenheit) por encima de la era preindustrial o más cerca de 2 grados C (3,6 F).

"Nunca habíamos estado así de cerca de un acuerdo sobre el cambio climático", señaló el ministro de Medio Ambiente de las Maldivas, Thoriq Ibrahim, presidente de una alianza de naciones isleñas. "Ahora depende de los ministros mostrar el liderato necesario para tomar decisiones difíciles que pongan los intereses de la gente y del planeta por encima de la política corta de vista".

La nueva redacción "definitivamente muestra progresos tanto en términos de la concisión del texto como en la cristalización de los puntos políticos que todavía necesitan mucho trabajo", comentó a la prensa la directora de la agencia climática de la ONU, la costarricense Christiana Figueres.

Esos puntos incluyen cómo pagar para adaptarse al cambio climático, cuán ambicioso debería ser el acuerdo, y cómo definir las obligaciones de los países en distintas etapas de desarrollo en la lucha contra el calentamiento global. Las calificó como "las tres principales cuestiones políticas que hemos sabido desde siempre, pero ahora están bien cristalizadas para que los ministros se pongan de acuerdo".

El canciller francés Laurent Fabius dijo que "se ha hecho algún progreso, pero todavía resta mucho por hacer".

Agregó que los negociadores tuvieron "una larga noche" antes de presentar el borrador el miércoles.

"Debemos prepararnos para trabajar toda la noche y mañana, posiblemente de manera continua", agregó.

Kerry anunció el miércoles que Estados Unidos duplicará su contribución para ayudar a las naciones vulnerables a adaptarse a los impactos del cambio climático, aumentando los fondos de los 430 millones de dólares anunciados antes a 860 millones para el 2020. Los países en desarrollo han exigido más dinero para adaptarse a la situación en momentos en que hacen frente a fenómenos climáticos extremos como huracanes, lluvias e inundaciones.

El dinero formará parte de una promesa existente de naciones ricas a movilizar en conjunto 100.000 millones de dólares al año para 2020. Eso ayudará a financiar servicios climáticos a nivel nacional y sistemas de rastreo con el fin de mejorar la ayuda a naciones pobres en el pronóstico y las acciones para hacerle frente a condiciones climáticas extremas.

Kerry ha hecho del combate al cambio climático una prioridad desde que se convirtió en secretario de Estado, y abordó temas ya muy conocidos.

"No se equivoquen: Si, como una comunidad global, nos rehusamos a hacerle frente a este reto --si seguimos permitiendo la obstrucción calculada para arruinar la urgencia de este momento-- seremos responsables de una falla moral colectiva de consecuencias históricas", apuntó. "No sólo somos responsables para nosotros mismos, somos responsables para el futuro".

Varios grupos activistas realizaron pequeñas protestas por todo París y en la sede de la conferencia el miércoles, presionando por un acuerdo ambicioso. Greenpeace instaló un enorme oso polar mecánico. Otros llegaron disfrazados de personajes de la saga Star Wars como Yoda y Storm Troopers.