Exinversionista se declara culpable de soborno a universidad

Un exempresario estadounidense que cofundó una empresa de inversiones con el cantante Bono de U2 aceptó declararse culpable en relación con un plan de sobornos para que su hijo ingresara a la unive...

Un exempresario estadounidense que cofundó una empresa de inversiones con el cantante Bono de U2 aceptó declararse culpable en relación con un plan de sobornos para que su hijo ingresara a la universidad.

William McGlashan se declarará culpable de un solo cargo de fraude electrónico derivado de las acusaciones de que pagó 50.000 dólares para que alguien corrigiera las respuestas de su hijo en el examen de ingreso a la universidad, anunciaron los fiscales estadounidenses el viernes.

Según el acuerdo judicial, McGlashan, de 57 años, pasará tres meses de prisión, completará 250 horas de servicio comunitario y pagará una multa de 250.000 dólares.

Los fiscales también han dicho que McGlashan se puso de acuerdo con Rick Singer, el asesor de admisiones universitarias y principal acusado en el caso, para pagar 250.000 dólares para intentar que el adolescente ingresara en la Universidad del Sur de California como recluta de fútbol, pero no esto prosperó.

McGlashan niega los cargos y, según él, le dijo a Singer que no quería participar en el esquema. Los abogados del exejecutivo han dicho en documentos judiciales que su hijo presentó una solicitud como candidato legítimo y la retiró incluso antes de ser admitido.

McGlashan, que vive en California, era socio gerente de TPG Capital, que cofundó un fondo de inversión con el cantante Bono en 2017.

Los abogados de McGlashan declinaron hacer comentarios el domingo.

No se ha programado una audiencia sobre el acuerdo de culpabilidad. Si se aprueba, McGlashan será el 30mo padre en declararse culpable de cargos de corrupción para obtener admisiones a universidades.

Algunos padres están acusados de pagarle a Singer para que mostrara falsamente a sus hijos como atletas estrella e incluso sobornara a funcionarios deportivos para que los admitieran como atletas en las mejores universidades. Otros están acusados de pagarle a Singer para que los ayudara a hacer trampa en los exámenes de admisión.

Singer se declaró culpable de cargos que incluyen conspiración de crimen organizado y aceptó trabajar con los investigadores.