Miles intensifican protesta contra golpe militar en Myanmar

Unas 2.000 personas protestaron el domingo en la mayor ciudad de Myanmar contra el golpe militar y exhibieron la libertad de Aung San Suu Kyi, cuyo gobierno elegido fue derrocado por el ejército, que...

Unas 2.000 personas protestaron el domingo en la mayor ciudad de Myanmar contra el golpe militar y exhibieron la libertad de Aung San Suu Kyi, cuyo gobierno elegido fue derrocado por el ejército, que también suspendió el servicio de internet.

La movilizaciones de protesta son cada vez más numerosas y de mayor intensidad desde el golpe de Estado del lunes.

Sindicalistas y activistas estudiantiles, así como civiles corearon Viva la Madre Suu y abajo la dictadura militar en una intersección importante cerca de la Universidad de Yangón.

Policías antidisturbios obstruyeron la entrada principal a la universidad y dos camiones de agua permanecían en las cercanías.

Los manifestantes portaban pancartas que exigían la libertad de Suu Kyi y el presidente Win Myint. Ambos están en arresto domiciliario y fueron acusados de delitos menores, que muchos consideran un pretexto legal para su detención.

El sábado, las nuevas autoridades militares suspendieron el acceso a casi todo el internet, haciendo inaccesibles Twitter e Instagram. Facebook ya fue bloqueado esta semana aunque no con eficacia total.

La embajada estadounidense exhortó a los militares a que cedan el poder y restauren al gobierno democráticamente elegido, liberen a todos los detenidos, levanten todas las restricciones a las telecomunicaciones y se abstengan de adoptar medidas violentas.

Apoyamos el derecho del pueblo de Myanmar a protestar en apoyo al gobierno democráticamente elegido y su derecho a acceder libremente a la información, dijo la embajada en un tuit.

El bloqueo a las telecomunicaciones es un duro recordatorio de que Myanmar está en peligro de perder sus avances después del golpe de estado del lunes en el que el régimen militar se reinstaló en el país después caminar casi una década hacia una mayor apertura y democracia.

Durante las anteriores cinco décadas de régimen militar en Myanmar, el país estuvo internacionalmente aislado y sus comunicaciones con el mundo exterior fueron estrictamente controladas.

Los cinco años de Suu Kyi como gobernante desde 2015 habían sido el periodo más democrático de Myanmar a pesar de los amplios poderes del ejército, el continuo uso de leyes represivas de la era colonial y la persecución de la minoría musulmana rohinya.

Las protestas del domingo siguieron a una marcha de unas mil personas, principalmente obreros y estudiantes, por la avenida principal en Yangón. Más de 100 policías antidisturbios estuvieron en los alrededores.

No se informó de hechos de violencia. Manifestaciones de tamaño similar ocurrieron en al menos dos sectores de Yangón así como en Mandalay, la segunda ciudad más grande. En el ayuntamiento de Yangón, los manifestantes obsequiaron flores a la policía.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, dijo que Naciones Unidas hará todo a su alcance para unir a la comunidad internacional y crear las condiciones para revertir el golpe de estado militar en Myanmar.