Presos en San Luis causan revuelta contra medidas por COVID

Los presos en una cárcel en San Luis causaron incendios e inundaciones, quebraron ventanas de un cuarto nivel y arrojaron al exterior una bicicleta estacionaria, sillas y colchones el sábado, en los...

Los presos en una cárcel en San Luis causaron incendios e inundaciones, quebraron ventanas de un cuarto nivel y arrojaron al exterior una bicicleta estacionaria, sillas y colchones el sábado, en los más recientes disturbios debido a las preocupaciones por la pandemia de coronavirus y las restricciones que han limitado las visitas y paralizado los procedimientos judiciales, informaron las autoridades.

Después de horas, docenas de agentes controlaron la revuelta en el Centro de Justicia de la Ciudad de San Luis antes de las 10:00 de la mañana, indicó Jacob Long, portavoz de la alcaldesa Lyda Krewson. Unos 115 reclusos participaron en los disturbios, dijo Long, que en entrevista con The Associated Press describió a ese grupo como extremadamente violento y desobediente.

Un agente fue agredido y recibió atención médica en un hospital antes de ser dado de alta, detalló Long. No hubo lesionados entre los detenidos, agregó.

En un video que un transeúnte difundió en las redes sociales se observa a presos cerca de tres ventanas quebradas en el cuarto nivel. Varios reclusos mostraban carteles o arrojaban objetos, algunos encendidos, a la acera abajo. Los bomberos extinguieron los diversos incendios.

Long no mencionó a cuánto ascendían los daños económicos, pero señaló que fueron muy cuantiosos.

Quedaron marcas de fuego en la fachada del inmueble. Destruyeron el interior de su piso y lanzaron al exterior cosas de todo tipo... Inundaron los niveles, taparon los retretes y los caños, así que hay daños por agua, afirmó Long.

Un punto que favoreció el caos fue un problema de cerraduras que permite que los reclusos salgan de sus celdas maniobrando con los cerrojos, dijo Jimmie Edwards, director de Seguridad Pública de la ciudad. Según el periódico digital St. Louis Post-Dispatch, las autoridades enfrentaban ese problema desde diciembre.

Long detalló que 65 reclusos fueron transferidos de la cárcel del centro de la ciudad a la Institución de Mediana Seguridad de San Luis, también conocida como el asilo para pobres.

A finales de diciembre y principios de enero, decenas de presos fueron transferidos desde el Centro de Justicia de la Ciudad de San Luis después de dos disturbios separados. Las autoridades aseveraron que los presos estaban molestos por las condiciones en la cárcel en medio de la pandemia.