Greene lamenta palabras del pasado, no ofrece disculpas

La congresista republicana Marjorie Taylor Greene, quien en el pasado ha promovido teorías conspirativas y ha sugerido actos violentos contra políticos demócratas, dijo el jueves que lamenta alguna...

La congresista republicana Marjorie Taylor Greene, quien en el pasado ha promovido teorías conspirativas y ha sugerido actos violentos contra políticos demócratas, dijo el jueves que lamenta algunas palabras del pasado, pero no ofreció disculpas específicamente por su retórica racista y violenta.

Alternando entre el remordimiento y el desafío, la recién electa republicana por Georgia aseveró en un discurso en la cámara baja que ella era una estadounidense muy promedio que difundió teorías conspirativas de QAnon y otras fuentes antes de iniciar su campaña por un escaño en el Congreso, pero aseguró que tales puntos de vista no la representan.

También intentó culpar a los medios, al tiempo que equiparó erróneamente su propio apoyo a la violencia contra los demócratas con las muestras de apoyo de ese partido a las protestas sobre justicia racial realizadas a mediados del año pasado, que en ocasiones se tornaron violentas.

¿Permitiremos que los medios, que son tan culpables como QAnon de presentarnos verdades y mentiras, nos dividan?, preguntó Greene, en referencia a la teoría fantasiosa según la cual los demócratas tienen lazos con una red mundial de tráfico sexual, satánicos y caníbales.

Greene enfrenta una votación en la Cámara de Representantes para que le sean retiradas sus funciones de comité. Se esperaba que los demócratas continúen más tarde el jueves con la votación.

El presidente del Comité de Normas de la Cámara de Representantes, Jim McGovern, dijo que si bien Greene mostró arrepentimiento por sus declaraciones y aseguró haber tenido una epifanía de que QAnon era falso en 2018, muchos de sus comentarios, incluyendo aquellos que promueven actos de violencia contra la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, fueron más recientes.

Yo no escucho una disculpa o denuncia sobre la insinuación de que los rivales políticos deberían ser enfrentados con violencia, indicó McGovern.