Dos muertos por avalancha en isla remota de Noruega

Dos empleados civiles del ejército noruego murieron y un tercero resultó herido en una avalancha en una remota isla del Océano írtico habitada solo por soldados e investigadores del país nórdi...

Dos empleados civiles del ejército noruego murieron y un tercero resultó herido en una avalancha en una remota isla del Océano írtico habitada solo por soldados e investigadores del país nórdico.

Un comunicado de las Fuerzas Armadas de Noruega dijo el domingo que el accidente ocurrió el sábado por la tarde en la isla Jan Mayen, ubicada a 500 kilómetros (310 millas) al este de Groenlandia y 1.000 kilómetros (620 millas) al oeste de la parte continental de Noruega.

Tres empleados basados en la estación de las Fuerzas Armadas en Jan Mayen estaban en un viaje de placer cuando fueron alcanzados por una avalancha, a cierta distancia de la estación, dijo el ejército noruego.

Uno logró liberarse después de quedar enterrado en la nieve durante dos horas y regresó a la base militar en busca de ayuda, agregó.

El periódico noruego VG dijo que las víctimas eran una mujer de unos 50 años y un hombre de unos 30. El general Eirik Kristoffersen, jefe del ejército, y la primera ministra Erna Solberg, ofrecieron sus condolencias a los familiares de las víctimas.

Los únicos habitantes de Jan Mayen, parte de Noruega desde 1930, son el personal del ejército y del Instituto Meteorológico de Noruega. La isla está cubierta en parte por glaciares y es frecuentada por osos polares.

El ejército tiene una base en la isla con solo 18 personas durante el invierno. Aviones militares de carga C-130 Hércules llevan suministros esenciales a Jan Mayen desde la parte continental de Noruega una docena de veces al año. Pero solo pueden aterrizar con buena visibilidad ya que el aeropuerto de la isla no tiene ninguna capacidad de aterrizaje por instrumentos.

En otra avalancha en Europa durante el fin de semana, la policía de Austria dijo que un alemán de 16 años falleció en Kuehtai, cerca de la ciudad de Innsbruck, el sábado.

El adolescente estaba esquiando en senderos marcados con dos amigos cuando perdió un esquí. Mientras intentaba ponérselo, quedó enterrado por una avalancha. Los equipos de rescate lo encontraron muerto dos horas después.