Alemania espera aprobación limitada de vacuna de AstraZeneca

El ministro de Salud de Alemania dijo que espera que la Agencia Europa de Medicamentos (AEM) autorice el viernes la vacuna de AstraZeneca y la Universidad de Oxford contra el coronavirus, aunque los d...

El ministro de Salud de Alemania dijo que espera que la Agencia Europa de Medicamentos (AEM) autorice el viernes la vacuna de AstraZeneca y la Universidad de Oxford contra el coronavirus, aunque los datos disponibles actualmente sugieren que no es recomendable para ancianos.

Jens Spahn apuntó que las autoridades están esperando a ver qué aconseja el regulador comunitario con respecto a la vacunación de mayores de 65 años, y Alemania ajustará después su protocolo nacional.

No esperamos una aprobación sin restricciones", dijo Spahn a reporteros en Berlín.

Existen dudas sobre el nivel de protección que ofrece la vacuna de la farmacéutica anglosueca a los ancianos. Solo el 12% de los participantes en los estudios de AstraZeneca tenían más de 55 años, y se incorporaron tarde, por lo que no hubo tiempo suficiente para obtener resultados.

El comité asesor de vacunación de Alemania dijo el jueves en un borrador de recomendación que la vacuna de AstraZeneca debe administrarse, por el momento, solo a personas de entre 18 y 64 años. El regulador británico reconoció la existencia de datos limitados acerca de su rendimiento en mayores, pero autorizó el fármaco para todos los adultos el mes pasado, con ciertas precauciones para embarazadas.

En Estados Unidos se sigue realizando otro estudio independiente con la vacuna de AstraZeneca.

Esta sería la tercera vacuna contra el coronavirus que recibe luz verde de la AME, tras la de Pfizer y BioNTech, y la de Moderna. Estas se pueden administrar en adultos de todas las edades.

Las declaraciones de Spahn coinciden con la agria disputa entre AstraZeneca y la UE por la demora en la entrega de las primeras dosis.

A principios de semana, Bruselas arremetió contra la farmacéutica por decir que reduciría sus envíos iniciales de 80 millones de dosis a 31 por problemas de fabricación. La UE ha amenazado con impedir que las vacunas que se elaboran en su territorio salgan de sus fronteras.

Muchos países del continente han tenido problemas para vacunar a su población al mismo ritmo que Gran Bretaña, Israel o Estados Unidos, entre otros. Aunque los políticos han achacado la lentitud de las campañas al número limitado de suministros, otros factores como la enorme burocracia y la mala planificación también han sido determinantes.

La vacuna de AstraZeneca ya ha sido autorizada en varios países, incluyendo Gran Bretaña, India, Argentina y México. La Organización Mundial de la Salud está revisándola, y una recomendación de la agencia de la ONU permitiría su compra y distribución en países en vías de desarrollo a través de un programa global conocido como COVAX.

Por otra parte, la Agencia Europea de Medicamentos dijo el viernes que no identificó nuevos efectos secundarios relacionados con la vacuna contra el coronavirus desarrollada por Pfizer y BioNTech.

El regulador de la UE señaló que su comité de expertos evaluó los reportes de gente que falleció tras recibir la vacuna y dijo que la revisión no sugiere un problema de seguridad. A principios de mes, funcionarios noruegos modificaron su recomendación de vacunación para incluir que debían ser los médicos quienes evaluasen si las personas mayores frágiles y gravemente enfermas debían ser inmunizadas.

Los datos de seguridad recopilados sobre la vacuna de Pfizer-BioNTech son consistentes con el perfil de seguridad conocido de la vacuna, apuntó la AEM, destacando que las graves reacciones alérgicas son un efecto secundario conocido e inusual.

La vacuna de Pfizer-BioNTech fue autorizada el 21 de diciembre con una licencia condicional: las farmacéuticas deben enviar reportes de seguridad cada mes para cumplir con un reforzado proceso de monitoreo. La agencia dijo que no hay cambios recomendados acerca del uso de la vacuna.

___

Cheng informó desde Toronto.

___

El Departamento de Salud y Ciencia de The Associated Press recibe apoyo del Departamento de Educación Cientifica del Instituto Médico Howard Hughes. AP es la única responsable por su contenido.