Asentamientos judíos aumentaron durante presidencia de Trump

La población de los asentamientos judíos en Cisjordania aumentó a una velocidad mucho mayor al promedio nacional en los últimos cuatro años, informó el miércoles una agrupación partidaria de d...

La población de los asentamientos judíos en Cisjordania aumentó a una velocidad mucho mayor al promedio nacional en los últimos cuatro años, informó el miércoles una agrupación partidaria de dichas comunidades, un período que coincidió con la presidencia en Estados Unidos de Donald Trump.

La población en esos asentamientos creció en 13% en ese período para llegar a 475.481, según el reporte de la agrupación Estadísticas Judías en Cisjordania. En ese mismo período la población de todo Israel creció en 8% para llegar a casi 9,3 millones, según cifras oficiales.

El reporte de la agrupación, basado en datos oficiales, no incluye Jerusalén oriental, que Israel se ha anexado y donde viven más de 200.000 colonos.

Baruch Gordon, director de Estadísticas Judías en Cisjordania, le restó importancia a la política estadounidense bajo la presidencia de Trump, afirmando que la tasa de crecimiento anual ha estado disminuyendo en años recientes incluso antes de la pandemia del coronavirus. Según cifras difundidas por Gordon, la población judía en la Margen Occidental del Jordán creció en 2,62% en 2020 comparado con el promedio nacional de 1,7%. En el 2016, la población de los asentamientos creció en 3,59%.

No creo que ningún presidente estadounidense pueda tener tanta influencia, porque el aumento de la población en esos territorios depende de las decisiones del gobierno israelí, como por ejemplo cuánta construcción realizar o no realizar, indicó Gordon.

Muchos colonos son judíos religiosos que tienden a tener muchos hijos, lo que impulsa el crecimiento demográfico. Por otra parte, muchos judíos se mudan a esas comunidades porque el precio de las viviendas es más asequible.

Gordon vaticina que el crecimiento continuará aun si el presidente Joe Biden le pide a Israel que lo limite. Los hechos en el terreno son más fuertes que la política exterior norteamericana, declaró.

Israel conquistó Cisjordania y el este de Jerusalén en la Guerra de los Seis Días en 1967, y los palestinos exigen esos territorios como parte de un futuro estado. Tanto los palestinos como la mayor parte de la comunidad internacional consideran que los asentamientos son ilegales y obstáculos para la creación de un estado palestino viable.

Los residentes judíos más religiosos consideran a Cisjordania parte de la tierra bíblica judía y se oponen a su entrega.

La presidencia de Trump contrarió décadas de política estadounidense al aceptar la existencia de dichos asentamientos e incluso ideó un plan de paz para el Medio Oriente según el cual todas esas comunidades quedarían bajo soberanía israelí.