El ministro de Defensa de Colombia muere de COVID-19

en una contienda interna de partido.

en una contienda interna de partido.

Como canciller, Trujillo respaldó los esfuerzos de Estados Unidos para sacar del cargo al presidente venezolano Nicolás Maduro apoyando a su rival Juan Guaidó. La campaña para sacar a Maduro a través de presión política y diplomática fracasó, pero ha llevado a sanciones estadounidenses más duras contra el gobierno socialista de Venezuela.

Él también supervisó la respuesta de Colombia a una ola masiva de refugiados procedentes de la vecina Venezuela y planeó programas que facilitaron la residencia temporal de cientos de miles de venezolanos.

Como ministro de Defensa, Trujillo lideró los esfuerzos del país para enfrentar la producción de cocaína, que había estado creciendo rápidamente desde 2013 pero que se estabilizó en los últimos dos años. Hizo campaña para que Colombia reanudara la fumigación aérea de cultivos de coca, que se suspendió en 2015 por preocupaciones ambientales y de salud. Sostuvo que el gobierno colombiano había encontrado formas más limpias de fumigar los cultivos y que la erradicación manual ponía en peligro al personal militar y a los contratistas.

En un comunicado, el gobierno de Colombia dijo que Trujillo se enfermó durante una visita a la ciudad costera de Barranquilla, donde fue trasladado a un hospital el 11 de enero. Dos días después el ministro fue trasladado a un hospital militar en Bogotá, donde fue internado en una unidad de cuidados intensivos y pasó varios días en coma inducido antes de fallecer.

Colombia ha registrado más de 50.000 muertes por COVID-19 y más de 2 millones de casos. La vacunación no ha comenzado aún en el país, que tiene una población de alrededor de 50 millones de personas y es el país más grande de América Latina que no ha recibido vacunas.

Duque dijo que su gobierno ha comprado 20 millones de dosis de vacunas de Pfizer y AstraZeneca y que también ha firmado un acuerdo con la plataforma Covax de la Organización Mundial de la Salud por 20 millones de inyecciones adicionales. Los funcionarios del gobierno han dicho que esperan comenzar a vacunar en febrero.