China registra más casos de COVID-19, defiende su respuesta

La capital de China, Beijing, registró siete nuevos casos de coronavirus el miércoles en medio de un persistente brote en el norte del país.

La capital de China, Beijing, registró siete nuevos casos de coronavirus el miércoles en medio de un persistente brote en el norte del país.

Además, se reportaron otros 46 positivos en la región de Jilin, 16 más en Heilongjiang, en la frontera con Rusia, y 19 en Hebei, la provincia que rodea Beijing.

China acumula 88.557 casos desde que se detectó el virus en la ciudad de Wuhan, en el centro del país, a finales de 2019, con 4.635 muertes.

Las autoridades esperan tener vacunados a 50 millones de personas para mediados de febrero. Las escuelas iniciarán sus vacaciones antes y se pidió a la población que no se desplace durante el feriado con más viajes del año, el Año Nuevo Lunar, que comenzará en unos días.

Un comité de expertos encargado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) criticó a China y a otros países esta semana por no actuar para frenar antes el brote inicial de coronavirus, lo que llevó a Beijing a reconocer que podría haberlo hecho mejor y a defender sus medidas.

Como el primer país en hacer sonar la alarma global contra la pandemia, China tomó decisiones inmediatas y decisivas e insistió en la detección, en las notificiaciones, en el aislamiento y en el tratamiento oportunos a pesar de la información incompleta de ese momento. Hemos ganado tiempo para combatir la epidemia y reducir las infecciones y decesos", dijo el vocero del Ministerio de Exteriores, Hua Chunying, a reporteros el martes.

Nos oponemos firmemente a politizar asuntos relacionados con el rastreo del virus, ya que esto no ayudará a la comunidad internacional a unirse y cooperar en la lucha contra la pandemia", agregó.

Un equipo de expertos de la OMS está en cuarentena en Wuhan antes de iniciar unas visitas de campo que buscan arrojar luz sobre los orígenes de un virus que se cree que saltó de animales, posiblemente murciélagos, a humanos.

Por otra parte, India empezó a suministrar vacunas para el coronavirus a sus países vecinos, mientras el mayor fabricante de vacunas del mundo logra un equilibro entre mantener un número suficiente de dosis para inocular a la población india y ayudar a los países en vías de desarrollo que no tienen capacidad para producir el medicamento por su cuenta.

El país enviará 150.000 dosis del fármaco desarrollado por AstraZeneca y la Universidad de Oxford, fabricadas en suelo indio por Serum Institute of India, a Bután, y 100.000 a Maldivas el miércoles, dijo el Ministerio de Exteriores. Además, se mandarán partidas a Bangladesh, Nepal, Myanmar y Seychelles en los próximos días, agregó sin especificar fechas.

El gobierno se asegurará de que los fabricantes tienen existencias suficientes para cubrir la demanda nacional y abastecer a los países socios en los próximos meses, explicó el vocero del ministerio, Anurag Srivastava.

De las más de 12.000 millones de dosis de vacunas contra el coronavirus que se esperan fabricar este año en todo el mundo, los países ricos han comprado unos 9.000 millones y muchos tienen opciones para más. Esto supone que de Serum Institute, que fue contratado por AstraZeneca para la elaboración de 1.000 millones de dosis, podría salir la mayoría de las que se administren en los países en desarrollo.