Aparece muerto en Pakistán un montañero ruso-estadounidense

Un montañero ruso-estadounidense que desapareció la semana pasada cuando intentaba escalar una montaña en el norte de Pakistán pese al duro clima invernal apareció muerto, según dijeron el marte...

Un montañero ruso-estadounidense que desapareció la semana pasada cuando intentaba escalar una montaña en el norte de Pakistán pese al duro clima invernal apareció muerto, según dijeron el martes la policía turística de la región y el Club Alpino de Pakistán.

La policía turística en la localidad de Gilgit hizo el anuncio en Twitter, señalando que Alex Goldfarb había desaparecido el viernes cuando intentaba escalar el pico Pastore, cerca del K2, el pico más importante del lado paquistaní del Himalaya, y el segundo más alto del mundo por detrás del Everest.

Las autoridades enviaron un equipo y un helicóptero de rescate cuando se perdió el contacto con Goldfarb. El Ejército paquistaní encontró el cuerpo el lunes tras un día de búsqueda, según el oficial del cuerpo de montaña Karrar Haidri.

Muhammad Ali Sadpara, un famoso montañero paquistaní que formaba parte del equipo de rescate, también tuiteó la noticia. Había esfuerzos en marcha por recuperar el cuerpo de Goldfarb con ayuda de montañeros paquistaníes y extranjeros, dijo Haidri a The Associated Press.

Goldfarb y el montañero húngaro Zoltan Szlanko habían previsto en un principio escalar juntos la montaña, pero Szlanko decidió volver más tarde. Haidri expresó sus condolencias a la familia del fallecido, señalando que nunca olvidaré su bondad.

Un equipo de escaladores nepalíes hizo historia el sábado al escalar el K2 en invierno. Haidri dijo que nunca se había conseguido en esta época el año. El viento invernal en el K2 puede alcanzar más de 200 kilómetros por hora (125 millas por hora) y las temperaturas caen a 60 grados Celsius bajo cero (76 grados Fahrenheit bajo cero).

Cientos de escaladores locales y extranjeros suben cada año montañas y picos del norte de Pakistán, y los accidentes son habituales por los aludes y cambios repentinos de tiempo.