¿Acto terrorista? No, dicen comerciantes: Seguro no lo cubre

Una investigación del FBI para determinar si un atentado en Nashville fue un acto terrorista está siendo criticada por sectores que consideran que se aplica una doble moral y por comerciantes cuyo s...

Una investigación del FBI para determinar si un atentado en Nashville fue un acto terrorista está siendo criticada por sectores que consideran que se aplica una doble moral y por comerciantes cuyo seguro puede verse afectado por las conclusiones que se saquen.

Más de una semana después de que una explosión estremeciese el centro de una ciudad grande de Estados Unidos, el FBI se resiste a catalogar la acción como un acto terrorista, aparentemente porque no hay indicios de que el culpable haya sido motivado por una ideología política. La agencia sigue investigando y no he sacado conclusiones definitivas, pero se sabe que los agentes tratan de comprobar si Anthony Warner creía en teorías conspirativas que involucrasen extraterrestres y la tecnología de teléfonos celulares 5G.

Warner falleció en la explosión que él mismo habría provocado en la Navidad en una camioneta. Tres personas resultaron heridas.

Para que sea considerado un acto terrorista, tiene que haber una ideología detrás, manifestó Doug Korneski, agente del FBI a cargo de la oficina de Memphis, en una conferencia de prensa. Terrorismo es el uso de la fuerza o la violencia para promover una ideología o un evento político o social. No hemos establecido ese vínculo por ahora.

El FBI investiga dos tipos de terrorismo definidos no solo por la etnicidad o los antecedentes de una persona, sino por factores que impulsan sus actos, como una ideología. El terrorismo internacional involucra acciones de personas inspiradas o dirigidas por organizaciones terroristas extranjeras. El terrorismo interno generalmente busca promover una causa o agenda.

La explosión en el centro de la capital de la música country dañó más de 40 negocios. Desde entonces, varios dirigentes y activistas han expresado inquietud acerca de la designación de acto terrorista, diciendo que las autoridades habrían actuado de una manera muy distinta si Warner no hubiera sido de raza blanca.

A quienes se resisten a llamar esto un acto terrorista, les pregunto: Si Warner hubiera sido musulmán, inmigrante o negro, ¿dirían lo mismo o serían parte de los millones de personas que condenan a los culpables y a sus comunidades?, escribió el concejal Zulfat Suara en un tuit

La catalogación del ataque decide qué tipo de compensación reciben los negocios dañados. Hay una variedad de definiciones de terrorismo, cada una con distintas implicaciones.

Los propietarios de pequeños negocios generalmente descartan la protección contra actos terroristas al sacar sus seguros porque piensan que es poco probable que sucedan, de acuerdo con Jason Schupp, fundador y administrador de los Centros para Mejores Seguros, un grupo de estudios del sector con sede cerca de Washington.

Pete Gibson es propietario del local de tatuajes Pride and Glory Tattoo Parlor, que se encuentra frente al sitio donde se produjo la explosión. Dice que jamás pensó en sacar protección contra un acto terrorista. No sabe bien qué cubrirá su seguro.

Ni sabía que había protección contra actos terroristas cuando sacó el seguro hace siete años, dijo Gibson. Es todo un gran lío. Espero saber más pronto.

Gibson dijo que a él y a otros propietarios de pequeños negocios les ofrecieron protección contra ataques terroristas al estallar las protestas del movimiento Black Lives Matter a principios del año, pero que todos la desecharon.

Según el Departamento del Tesoro, del 30% al 40% de los comercios de Tennessee no tienen cobertura contra actos terroristas.

Una ley federal aprobada después de los ataques del 11 de septiembre del 2001 permite al secretario del tesoro catalogar un evento como un acto terrorista sin importar lo que diga la policía. Hasta ahora, nunca lo ha hecho, de acuerdo con Schupp. Ni siquiera en los casos de un atentado durante el maratón de Boston del 2013 ni una balacera en Las Vegas del 2017.

Es complicado catalogar un evento como un acto terrorista ya que no hay una definición legal. Los fiscales usan otros cargos del código penal para juzgar actos que pueden ser terroristas.

Los investigadores no han determinado el motivo de la explosión, aunque saben que Warner, quien tenía 63 años, probablemente creía en teorías conspirativas, incluida la idea de que reptiles que cambian de forma pueden asumir el aspecto de seres humanos para tomar el control de la sociedad. También habló de salir en busca de extraterrestres, de acuerdo con las autoridades.

El FBI confirmó que Warner le envió material sobre sus creencias a gente conocida. Los investigadores, no obstante, no dieron detalles del contenido de esos materiales.

___

Tucker informó desde Washington.