Louisville despide a dos policías en caso de Breonna Taylor

La ciudad de Louisville despidió a otros dos policías involucrados en el allanamiento que le costó la vida a la residente negra Breonna Taylor y anunció la contratación de la exjefa de policía d...

La ciudad de Louisville despidió a otros dos policías involucrados en el allanamiento que le costó la vida a la residente negra Breonna Taylor y anunció la contratación de la exjefa de policía de Atlanta para encabezar el departamento luego de meses de agitación social por el incidente fatal.

Los despidos fueron anunciados el miércoles por funcionarios municipales momentos después de revelar su selección para encabezar el departamento. Erika Shields fue la selección unánime de un panel encargado de nombrar el nuevo jefe, dijo el alcalde Greg Fischer. Shields será la cuarta persona en dirigir el departamento de policía de la mayor ciudad de Kentucky desde que Taylor fue muerta a tiros por la policía en su apartamento en marzo.

Me comprometo a iniciar mi trabajo aquí enfocada en reconstruir la confianza de la comunidad, una confianza que pienso estaba erosionada antes de la muerte de Breonna Taylor, dijo Shields. Prometió además combatir la violencia con armas de fuego en la ciudad, que tuvo un récord de 173 homicidios en 2020.

El año pasado ha mostrado que nosotros en la policía tenemos mucho por avanzar, dijo Shields, que comienza en su puesto el 19 de enero.

La confianza entre la policía y muchos en la comunidad negra de la ciudad se dañó más desde la muerte de Taylor, que desató meses de protestas, reformas policiales y el despido del veterano jefe policial Steve Conrad. Dos jefes interinos, incluso la primera mujer negra en dirigir el departamento, han servido desde el despido de Conrad en junio.

Todos sentimos que la jefa Shields era la mejor persona, dijo James, un expolicía de Louisville que ahora preside el concejo municipal.

Shields sirvió en la policía de Atlanta durante 25 años, incluso más de tres como jefa, un término que concluyó en junio con su renuncia luego de que unos policías de la ciudad mataron a tiros a un hombre negro en el estacionamiento de un restaurante.

Shields dijo entonces que se sentía asqueada por la muerte de Rayshard Brooks. El miércoles, dijo que haberse quedado como jefa en Atlanta habría sido una distracción y que por ello decidió renunciar.