Provincias argentinas aplican restricciones por contagios

Varias provincias argentinas comenzaron a aplicar el martes restricciones a la actividad comercial y la circulación de personas ante el incremento de casos del nuevo coronavirus.

Varias provincias argentinas comenzaron a aplicar el martes restricciones a la actividad comercial y la circulación de personas ante el incremento de casos del nuevo coronavirus.

Las provincias de Buenos Aires -la más grande del país- Chaco, Santa Fe, La Pampa y Corrientes son las que aplicaron las medidas que recuerdan la larga cuarentena que estuvo en vigor en el país sudamericano entre marzo y noviembre de 2019.

En algunos casos, supone el funcionamiento de bares y restaurantes durante una franja horaria más acotada y en plenas vacaciones estivales, cuando el sector gastronómico esperaba recuperarse de la crisis generada por la pandemia.

En la provincia norteña de Chaco se decretó hasta el 21 de enero la prohibición de entrar a esos locales entre las 00 y las 6 horas, excepto de jueves a domingo, cuando podrán funcionar hasta dos horas más tarde de la medianoche.

En ese distrito se suspendieron además las reuniones sociales, culturales, musicales, recreativas y empresariales en espacios abiertos y cerrados.

En la provincia de La Pampa, en el centro del país, todas las actividades dejaron de funcionar a la medianoche, con una tolerancia de media hora para los locales gastronómicos, entre otras medidas restrictivas que estarán vigentes hasta el 18 de enero.

En Santa Fe, al este del país, la ciudad de Tostado fue declarada en cuarentena por 14 días y sus vecinos deberán permanecer en sus domicilios y sólo desplazarse para comprar alimentos o por razones de fuerza mayor.

En la norteña provincia de Corrientes, la ciudad de Mercedes cerró sus accesos por una semana desde las 23 hasta las 6 horas.

En tanto en la provincia de Buenos Aires, el municipio de Rojas dispuso una restricción para circular desde la medianoche hasta las 6 de la mañana así como multas para quienes organicen fiestas clandestinas.

Axel Kicillof, gobernador de ese distrito, encabezará en las próximas horas una reunión con los alcaldes de los balnearios de la costa para evaluar mecanismos de control ante la fuerte disparada de casos de coronavirus.

En las playas de la costa bonaerense son permanentes las reuniones masivas de jóvenes sin ningún distanciamiento y la celebración de fiestas clandestinas en locales.

El país sudamericano reportó en la última semana un promedio diario de 8.203 casos, la cifra más alta de los últimos meses. El 43,3% de los nuevos contagiados tienen entre 20 y 39 años.

El total de casos asciende a los 1,6 millones desde marzo y los fallecidos superan los 43.000.