Alemania dará nombres árabes, kurdos y griegos a tormentas

Apártate, Sigfrido. Ya llega Ahmet.

Apártate, Sigfrido. Ya llega Ahmet.

Una agrupación de periodistas ha bautizado a un sistema de baja presión que trae temperaturas gélidas, nubarrones y nieve a Alemania con el nombre turco para tratar de dar mayor visibilidad a la diversidad creciente de la población.

Después de Ahmet, llegarán sistemas de baja presión con nombres árabes, kurdos y griegos tales como Cemal, Goran, Hakim y Dimitrios. Los sistemas de alta presión que lleguen a Alemania este año se llamarán Bozena, Chana o Dragica, nombres con raíces polacas, hebreas o eslavas.

En Alemania, no solo los meteorólogos bautizan a los sistemas que afectan los cambios de clima cotidianos. Cualquiera puede participar si paga el precio: nombrar a un alto soleado cuesta 360 euros (442 dólares), y a un bajo lluvioso 240 euros (295 dólares).

Para darle al clima una mayor diversidad cultural, New German Media Makers, una asociación de periodistas de orígenes diversos compró varios bajos y algunos altos para el inicio del año, dijo Ferda Ataman, titular del grupo, a The Associated Press.

Hasta ahora, nuestro clima tenía nombres típicos alemanes aunque el 26% de la gente en Alemania tiene raíces migrantes, dijo Ataman, cuyos padres llegaron desde Turquía.

El proyecto climático, que el grupo llamó #WeatherCorrection, es una iniciativa simbólica para exigir que la sociedad refleje más la diversidad alemana.

El grupo cabildea a las empresas periodísticas para que acepten cuotas de contratación de periodistas de color y de familias migrantes. Calcula que apenas entre el 5 y el 10% de los reporteros y editores son de origen migrante.

Tampoco faltarán los nombres tradicionales alemanes en 2021 como Reinhard, Volker, Margarethe, Trudi y Waltraud.